TODA LA HUMANIDAD DEBE CONVERTIRSE A JEHOVÁ DIOS, QUIEN MORA EN SU PROFETA JONÁS....

11.11.2011

Cristo es la Ley

CRISTO ES LA LEY

La Paz del Señor sea con todos Vosotros:

Todas las religiones de origen cristiano, evangelista o de cualquier otra denominación, abolieron las Leyes de Dios (los Diez Mandamientos, sus derechos y sus estatutos); leyes moralizadoras y que le hacen excelentemente BIEN al hombre; por otro lado, aún no han entendido que Cristo, de quien hablan, buscan y esperan, Él es la Ley; los diez mandamientos.

1.    ¿Quién es la Ley, la Palabra o el Verbo?

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad (Juan 1:1,14).

Hace aproximadamente 2000 años, Cristo, el Arcángel Miguel o el Príncipe Israel vino al mundo en Espíritu, tal como lo es y se encarnó en un cuerpo físico llamado Jesús y por medio de ese cuerpo, enseñó al mundo las leyes de Dios y de las cosas que habrían de pasar cuando vuelva a venir como Jonás; y, ¿que enseñó Cristo a través de Jesús?, que guarden las leyes de Dios o el Evangelio del Reino, que el hombre que crea en Él (como Jonás) será salvo, que este mundo es el infierno o el lago de fuego y que todo hombre vive endemoniado, enfermo, sufre y padece todos los días por su desobediencia a las Leyes de Dios; y, que la cura, para ésta mala condición de vida, es el cumplimiento de la Ley de Dios, el camino para alcanzar la vida eterna.

2.    ¿Cómo se llama el Hijo del Dios Altísimo?

Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que estaba sentado sobre él, era llamado Fiel y Verdadero, el cual con justicia juzga y pelea. Y sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno entendía sino él mismo. Y estaba vestido de una ropa teñida en sangre: y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. Y de su boca sale una espada aguda, para herir con ella las gentes: y él los regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso (Apocalipsis 19:11,12,13,15).

El Hijo del Dios Altísimo, el Ángel de Jehová nuestro Dios es el Arcángel Miguel y se llama EL VERBO DE DIOS y de su boca sale una espada aguda o predica la Ley de Dios, Ley que nadie la puede entender, sino, solo Él mismo.

Y tenía en su diestra siete estrellas: y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza (Apocalipsis 1:16). Y se transfiguró delante de ellos; y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos fueron blancos como la luz (Mateo 17:2).

El Ángel de Dios, del cual sale una espada aguda de su boca, es el mismo Ángel que vivió en Jesús.

3.    La espada aguda de dos filos es el Espíritu Santo

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12).

La espada de Dios es el Espíritu Santo, el cual puede discernir los pensamientos y las intenciones del corazón de cada hombre.

4.    ¿Para qué sirve la espada aguda de dos filos?

En aquel día Jehová visitará con su espada dura, grande y fuerte, sobre leviathán, serpiente rolliza, y sobre leviathán serpiente retuerta; y matará al dragón que está en la mar (Isaías 27:1).

La espada aguda de dos filos sirve para matar a LEVIATHÁN, una serpiente que vive enrollada en el cuerpo de todo ser humano y que es el PECADO del cual habla Dios.

5.    ¿Cuál es el Verbo o la Palabra de Dios?

Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio: el mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio (1 Juan 2:7). La Palabra de Dios es el Mandamiento Antiguo y el mandamiento antiguo es: Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra, las diez palabras; y escribiólas en dos tablas de piedra (Deuteronomio 4:13).

6.    ¿A dónde conduce el cumplimiento de la Ley de Dios?

Y él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno sino uno, es a saber, Dios: y si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos (Mateo 19:17). El cumplimiento de la Ley de Dios, permite al hombre alcanzar la vida eterna y ¿qué es la vida eterna?, la vida eterna significa, que todas las personas que han cumplido las leyes de Dios, nunca jamás volverán a vivir en la tierra, en este valle de sufrimiento y heredarán la tierra prometida.

7.    El que cree en Dios y en Cristo está obligado a cumplir la ley de Dios

¿Luego deshacemos la ley por la fe? En ninguna manera; antes establecemos la ley (Romanos 3:31).

8.    El que espera a Cristo sin cumplir su ley es un miserable

Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, los más miserables somos de todos los hombres (1 Corintios 15:19).

9.    ¿Quién enseñará el Evangelio del Reino o la palabra de Dios?

Y respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena simiente es el Hijo del hombre (Mateo 13:37). Es pues ésta la parábola: La simiente es la palabra de Dios (Lucas 8:11). El que enseñará la palabra de Dios es el Hijo del hombre y Él vendrá como Ezequiel Jonás: Ezequiel pues os será por señal; según todas las cosas que él hizo, haréis: en viniendo esto, entonces sabréis que yo soy el Señor Jehová (Ezequiel 24:24). Y juntándose las gentes a él, comenzó a decir: Esta generación mala es: señal busca, más señal no le será dada, sino la señal de Jonás. Porque como Jonás fue señal a los Ninivitas, así también será el Hijo del hombre a esta generación (Lucas 11:29:30).

10.    El fin vendrá, cuando el Evangelio del Reino haya sido predicado al mundo entero por los Israelitas convertidos a Jonás, el Señor.

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio a todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14).

11.    ¿Por qué el hombre no entiende los escritos de Jesús?

Porque si vosotros creyeseis a Moisés, creeríais a mí; porque de mí escribió él. Y si a sus escritos no creéis, ¿cómo creeréis a mis palabras? (Juan 5:46,47).

12.    Dios cegó el entendimiento de los incrédulos

Que si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto: En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios (2 Corintios 4:3,4).

Empero los sentidos de ellos se embotaron; porque hasta el día de hoy les queda el mismo velo no descubierto en la lección del antiguo testamento, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando Moisés es leído, el velo está puesto sobre el corazón de ellos (2 Corintios 3:14,15).

13.    La Ley de Dios es la Puerta para entrar en el Reino de los Cielos

Entrad por la puerta estrecha: porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a perdición, y muchos son los que entran por ella (Mateo 7:13). Yo soy la puerta: el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos (Juan 10:9). Esta puerta de Jehová, Por ella entrarán los justos (Salmos 118:20). Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad (Apocalipsis 22:14).

14.    ¿Qué dice Dios y Jesús de los que no conocen su Ley?

Más estos comunales que no saben la ley, malditos son (Juan 7:49). Destruiste a los soberbios malditos, que se desvían de tus mandamientos (Salmos 119:21). Los que dejan la ley, alaban a los impíos: Más los que la guardan, contenderán con ellos (Proverbios 28:4).

15.    El que no guarda la Ley de Dios está con el Diablo

El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo (1 Juan 3:8). Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira (Juan 8:44).

Que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis (Hechos 7:53). El que menospreciare la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere sin ninguna misericordia (Hebreos 10:28). Porque tengo cinco hermanos; para que les testifique, porque no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dice: A Moisés y a los profetas tienen: óiganlos. El entonces dijo: No, padre Abraham: más si alguno fuere a ellos de los muertos, se arrepentirán. Más Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán, si alguno se levantare de los muertos (Lucas 16:28:31). 

16.    ¿Cuál fue la recomendación de Jesús para sus creyentes?

Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir (Juan 16:13). Más el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho (Juan 14:26). Y el Espíritu Santo ya vino y mora en Ezequiel Jonás Ataucusi Molina; y, todo el mundo que cree en Dios y en Cristo deberá convertirse a Él, para que reciba la enseñanza verdadera del Dios viviente, porque lo que existe en este mundo es una doctrina diabólica: Que esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrena, animal, diabólica (Santiago 3:15) y de mentira: Más los perros estarán fuera, y los hechiceros, y los disolutos, y los homicidas, y los idólatras, y cualquiera que ama y hace mentira (Apocalipsis 22:15).
 
Autor: Randon Ortiz

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.