JEHOVÁ DIOS HA DECRETADO LA SEMANA DE LA SANIDAD PARA TODO EL PUEBLO, CANTAD ALABANZAS Y PAGAD LA SANIDAD CON LA OFRENDA.....

11.24.2011

La Idolatría del Mundo

La Idolatría del Mundo


La Paz del Señor sea con todos Vosotros:

La IDOLATRÍA no solo consiste en adorar a los santos de madera, piedra, metal o barro, a las pinturas, a los retratos de los supuestos dioses terrenales, sino, también al dinero, deportes, avaricia, codicia y muchas cosas que existen en este mundo, las cuales no provienen de Dios, en lo absoluto.

Dentro de este grande pecado, Dios aborrece la adoración de los hombres a los dioses terrenales o de barro (estatuas, estatuillas, pinturas, retratos de vírgenes, santos, etc.).  

Los supuestos dioses terrenales en realidad son una representación de los ángeles que se rebelaron contra Dios en el cielo, a los cuales Dios llama demonios, diablos, Lucifer, Satán, serpientes, dragones, bestias del campo, etc.; empero, estos demonios tienen el poder de materializarse, mostrarse y caminar en medio de los seres humanos.

Los demonios son más organizados que el ejército más poderoso de este planeta, planifican diariamente como hacer pecar al hombre y lo hacen.

Los demonios idólatras están organizados bajo una legión que se llama ASTAROTH y ésta legión habita en el cuerpo físico del hombre.

Y habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astaroth de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y a sólo él servid, y os librará de mano de los Filisteos (1 Samuel 7:3).

Estos demonios son los que inducen al hombre a postrarse ante los santos de madera o ante las pinturas.

La supuesta virgen MARIA, la madre de Dios, antes se llamaba Astaroth, Astarté, Semiramis, Isis, etc.

Muchas de las apariciones de las vírgenes o santos son verdad, empero, son los demonios materializados con sus respectivos disfraces, de esta manera, mantienen vivo el culto pagano.

¿Quién es la virgen María?, en María vivió un ÁNGEL de Dios, quién tenía la tarea de cuidar del templo creado para el Hijo de Dios, a JESÚS, una vez cumplida su misión, el ÁNGEL volvió al cielo y el cuerpo físico de María se convirtió en POLVO.

Esto empero digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios… (1 Corintios 15:50). En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado (Génesis 3:19).

¿María es la madre de Dios?, solo nuestra ignorancia puede llevarnos a creer semejante disparate; María cuerpo físico es la madre de Jesús cuerpo físico; el Espíritu de Dios llegó a morar en Jesús (templo o cuerpo físico) después del bautizo (a la edad de 30 años, Lucas 3:22,23) y el espíritu que descendió del cielo es Dios, el Hijo del Dios Altísimo, conocido como Jesucristo; el Espíritu que se introdujo en el vientre de María es el Arcángel Miguel (Espíritu Santo), el hijo del Hijo de Dios; y, María no es la madre del Arcángel Miguel, ni tampoco el Ángel que vivió en Maria es el padre del Arcángel Miguel; así qué, María no es la madre de Dios, Dios no tiene Madre.

Cualquier forma de idolatría hace que el hombre trasgreda dos Mandamientos de la Ley de Dios, el tercero y el séptimo; y, el desconocimiento de la Ley no exime de culpa a nadie. Grande es la misericordia de Dios para con los seres humanos, al haber traído nuevamente su ley a la tierra para que el hombre no peque contra Dios (Isaías 2:2,3. 51:4) y ya no sufra en este mundo.

Por culpa de la trasgresión del tercer mandamiento (Idolatría) existe el calentamiento global, pues, Dios ordenó el descenso del sol sobre su órbita (2 Reyes 20:10) para que se acerque un poco a la tierra, para que las aguas se sequen y la hambruna se convierta en el peor enemigo del hombre; cuando esto suceda, todos los hombres quemarán sus santos y vírgenes, porque éstos no pudieron ayudarlos durante su tribulación y sufrimiento, debido a que eran dioses muertos; y, los demonios (dioses de la tierra), los que hacían los milagros por medio de los santos de madera y de las pinturas, huyeron ante la presencia e ira del CORDERO (Apocalipsis 6:16. 16:20).

Satanás es el mentor de la IDOLATRÍA y por culpa de ello, el hombre paga con su muerte.

1. ¿En dónde habita el Dios Altísimo?

Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que testificó la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo: La cual a su tiempo mostrará el Bienaventurado y solo Poderoso, Rey de reyes, y Señor de señores; quien sólo tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver: al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén (1 Timoteo 6:3-16).

El Dios Altísimo habita en los cielos.

2. ¿En dónde habita el Hijo del Dios Altísimo?

El Hijo del Dios Altísimo es nuestro Señor Jesucristo, el Cordero o Jehová Dios y él está sentado a la diestra del Dios Padre.

A la figura de la cual el bautismo que ahora corresponde nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como demanda de una buena conciencia delante de Dios) por la resurrección de Jesucristo: el cual está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo; estando a él sujetos los ángeles, y las potestades, y virtudes (1 Pedro 3:21,22).

Cuando el Hijo de Dios está en la tierra, él habita en medio de un hombre (corazón), cuyo nombre celestial sempiterno es ISRAEL. Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro: y mi pueblo nunca jamás será avergonzado (Joel 2:27).

Jehová Dios no mora en ningún templo hecho por el hombre (Hechos 17:24); hoy en día, Él está aquí en la tierra y habita en su santuario, Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, quién es el PRÍNCIPE ISRAEL.

3. En el cielo no hay mujeres

Pues en la resurrección, ni ellos tomarán mujeres, ni ellas marido, sino que serán como ángeles en el cielo (Mateo 22:30). En el cielo no hay mujeres, peor reinas, la reina del cielo que engaña a la humanidad es Satanás.

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra (Génesis 1:26). En el cielo solo hay Serafines, Arcángeles y Ángeles de cabello largo, barbados y son santos; así que, las almas que viven en los cuerpos de las mujeres de este mundo, son ángeles, varones.

¿Por qué Dios pide obedecerlo?, porque Él es nuestro padre, nuestro creador, el que nos cuida, nos da salud, trabajo, vestido, cobijo, quién da y quita la vida de todo hombre; ahora bien, ¿quién hizo las imágenes?, el hombre, entonces, el hombre vendría a ser el padre de las imágenes o de las esculturas, por lo tanto, las imágenes y las esculturas deberían temer, adorar y arrodillarse ante el hombre, porque él es su creador y su padre, empero, el hombre se humilla, se arrodilla y teme a un pedazo de madera, piedra o metal con figura de varón o mujer, que no escucha, no habla, no ve y si se cae, alguien tiene que levantarla, porque no puede moverse por sí sola; si un templo pagano se incendia, sus sacerdotes saldrían en carrera para salvar sus vidas y sus dioses de madera, se quemarían en el fuego, sin que nadie pueda hacer algo por ellos. Además, su tierra está llena de ídolos, y se han arrodillado ante la obra de sus manos y ante lo que fabricaron sus dedos. Así se ha inclinado el hombre y el varón se ha humillado; por tanto, no los perdones (Isaías 2:8,9).

4. ¿Quién es la Reina de los Cielos?

La REINA DE LOS CIELOS es Satanás con sus colegas, disfrazados para engañar a la humanidad entera (Apocalipsis 12:9), por eso, no se debe adorarla, ni rendirle ningún tipo de culto. Detrás de cada imagen existe un demonio, el cual hace los milagros y tiene dormidos a todos sus creyentes.

Lo cual no es nada raro, ya que el propio Satanás se disfraza de ángel de luz (2 Corintios 11:14). La Reina del Cielo es el disfraz que utiliza Satanás para engañar a la humanidad.

Los hijos recogen la leña, los padres prenden fuego, las mujeres amasan para hacer tortas a la Reina de los Cielos y se liba en honor de otros dioses para exasperarme. ¿A mí me exasperan esos? ¿No es así mismo para su sonrojo? (Jeremías 7:18,19). Cuando se rinde culto a una estatua de madera, llamada reina con cualquier nombre, se trasgrede el tercer mandamiento de la Sagrada y perfecta Ley de Dios; y, Dios claramente manifiesta, que quienes rinden culto a las estatuas o imágenes, llenan de iras su corazón.

El señor todopoderoso afirma; aquí estoy contra ti: te levantaré el vestido hasta la cara, para que las naciones te vean desnuda y los reinos vean tu vergüenza (Nahúm 3:5). En la gran tribulación, la gente podrá ver quién está detrás de las esculturas e imágenes, cuando vean que son demonios, todos saldrán despavoridos, pero no podrán ir muy lejos, porque los demonios nos tienen encadenados.

Pero los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales y a Astarot, a los dioses de Siria, a  los dioses de Sidón, a los dioses de Moab, a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos; y dejaron a Jehová y no le sirvieron (Jueces 10:6). Astarot tiene varios nombres: María, Guadalupe, Cisne, Fátima, Baky, Beatriz, Madre divina, Isis, Venus, Atenea, Artemisa, Diana. Cualquiera de esos demonios, tienen presos a toda la humanidad. Los otros demonios a los cuales adora la humanidad son: Mitra, Horus, Apolo, Zeus, Dionisio o Baco, Vulcano, Amón, Anubis, Osiris, etc.

Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, aun no se arrepintieron de las obras de sus manos, para que no adorasen a los demonios, y a las imágenes de oro, y de plata, y de metal, y de piedra, y de madera; las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar (Apocalipsis 9:20).  Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios (1 Corintios 10:20). 

5. Las esculturas y las imágenes representan a los demonios

Pero cada nación se hizo sus dioses en la ciudad donde habitaba, y los pusieron en los templos de los lugares altos que habían construido los de Samaria. Los de Babilonia hicieron a Sucot-benot, los de Cuta hicieron a Nergal, y los de Hamat hicieron a Asima. Los aveos hicieron a Nibhaz y a Tartac, y los de Sefarvaim quemaban sus hijos en el fuego para adorar a Adramelec y a Anamelec, dioses de Sefarvaim (2 Reyes 17:29 al 31). Habló entonces Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad de entre vosotros los dioses ajenos y a Astarot, dedicad vuestro corazón a Jehová y servidle solo a él, y él os librará de manos de los filisteos (1 Samuel 7:3). Sacrificaron a los demonios, y no a Dios; a dioses que no habían conocido, a nuevos dioses venidos de cerca, que no habían temido vuestros padres (Deuteronomio 32:17). Antes digo que aquello que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios (1 Corintios 10:20). Engaña a los habitantes de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, diciendo a los habitantes de la tierra que le hagan una imagen a la bestia que fue herida de espada y revivió (Apocalipsis 13:14).

No se debe adorar a ninguna imagen; los lugartenientes de Satanás, se hicieron fabricar esculturas e imágenes en cada pueblo, para que los ingenuos y los que desconocen la verdad, los adoren. Cuando se presenta una ofrenda en las congregaciones actuales (una vela o incienso), esa ofrenda es presentada a los demonios y ellos también pueden hacer milagros.

Satanás también tiene sus ministros y entre ellos el ministro de trabajo, cuando el hombre ha presentado una ofrenda y de corazón se ha inclinado ante el santito de madera, ordena al ministro que le de trabajo al feligres y en menos de tres días tiene su trabajo y el hombre ingenuo dice GRACIAS DIOS y se vuelven de corazón a la idolatría.

6. ¿Qué manifiesta Dios de la Idolatría?

Necio e ignorante es todo hombre. Los ídolos defraudan al que los fabrica: son imágenes engañosas y sin vida (Jeremías 10:14).

Pero que desgraciados son los que llaman dioses a cosas hechas por los hombres, a objetos de oro y plata artísticamente trabajados, a figuras de animales, a una piedra sin valor, tallada hace mucho por un escultor, pues ponen su esperanza en cosas muertas (Sabiduría 13:10).

Los ídolos parecen espantapájaros en un campo sembrado de melones, no pueden hablar y hay que cargar con ellos porque no caminan. No tengáis miedo de ellos, que a nadie hacen mal ni bien (Jeremías 10:5).

Si solo son objetos de madera recubiertos de oro y plata, habrá que reconocer que no son más que un fraude (Baruc 6:50). A veces los sacerdotes roban a sus dioses el oro y la plata para gastarlo en provecho propio o dan una parte a las prostitutas que viven junto al templo (Baruc 6:9). Y si se incendia el templo de esos dioses de madera recubiertos de oro y plata, los sacerdotes salen corriendo para salvarse y los dioses, como troncos, se quedan allí dentro y se queman (Baruc 6:54).

7.    ¿Qué se debe hacer con las esculturas y las imágenes?

Pero así debéis hacer con ellos: sus altares destruiréis, quebraréis sus estatuas, destruiréis sus imágenes de Asera y quemaréis sus esculturas en el fuego (Deuteronomio 7:5). Después de derribar los altares y las imágenes de Asera, quebrar y desmenuzar las esculturas, y destruir todos los ídolos por toda la tierra de Israel, volvió a Jerusalén (2 Crónicas 34:7). ¿De qué sirve la escultura que esculpió el que la hizo, la estatua de fundición que enseña mentira, para que el artífice confíe en su obra haciendo imágenes mudas? (Habacuc 2:18). Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes de hombres corruptibles, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles (Romanos 1:23).

Dios ordena a todo hombre, destruir y quemar las imágenes y las esculturas, a las cuales se rinde algún tipo de culto religioso; al quemarlas, muere automáticamente la legión de demonios que habita en nosotros, ASTAROTH; y, los demonios que estaban detrás de cada imagen salen de nuestros hogares.

8.    ¿Cómo es nuestro Señor Jesucristo?

Nuestro Señor Jesucristo es un ANCIANO con cabellos blancos como la lana blanca (Apocalipsis 1:12-14).

¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su primera gloria, y cual ahora la veis? ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos? (Hageo 2:3).

Jesucristo es un anciano de cabello blanco
La imagen que existe en casi todas las habitaciones de las personas fue creada por SATANÁS para engañar a la humanidad; con ese rostro, él descenderá a la tierra en medio de las nubes y en medio de fuego, para cumplir su último sueño, ser líder del GOBIERNO MUNDIAL y gobernar al hombre materialmente, pues ya lo es espiritualmente.

Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo (Apocalipsis 12:12).

9.  El destino de los idólatras

Pero en cuanto a los cobardes, los incrédulos, los odiosos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que adoran ídolos y todos los mentirosos, les tocará la suerte de ir al lago de azufre ardiendo, que es la segunda muerte (Apocalipsis 21:8). Dios no perdonará al hombre que se arrodille ante la imagen de la bestia.

Contra la idolatría, ninguno de los que hacen ídolos vale nada y para nada sirven los ídolos que ellos tanto estiman. Los que les dan culto son ciegos y estúpidos y por eso quedarán en ridículo (Isaías 44:9).

10.  Las procesiones paganas

Apiñaos, venid, acercaos juntos, escapados de las naciones. Necios los que pasean la madera de sus ídolos y suplican a un dios que no salva (Isaías 45:20). El dios Bel se dobla y el dios Nebo cae al suelo. Los ídolos se cargan sobre bestias: pesada carga para animales cansados (Isaías 46:1). Todas las procesiones que existen en el mundo, se realizaban también en Babilonia hace unos cuantos cientos de años atrás.

11.  Las imágenes y las esculturas son un negocio muy bien montado

¿Quién modela un dios o funde un ídolo, sin esperar una ganancia? (Isaías 44:10).
Cierto Platero llamado Demetrio, que labraba en plata templetes de Artemisa y proporcionaba no pocas ganancias a los artífices, reunió a éstos y también a los obreros de este ramo y les dijo “Compañeros, vosotros sabéis que a esta industria debemos nuestro bienestar; pero estáis viendo y oyendo decir que no solamente en Éfeso, sino en casi toda el Asia, ese Pablo ha persuadido a mucha gente a cambiar de idea, diciendo que no son dioses los que se fabrican con las manos. Y esto no solamente trae el peligro de que nuestra profesión caiga en descrédito, sino también de que el mismo templo de la gran diosa Artemisa sea tenido en nada y venga a ser despojada de su grandeza aquella a quién adora toda el Asia y toda la tierra (Hechos 19:24 al 28).

La fabricación de imágenes y esculturas, es un negocio muy rentable, empero, los responsables de este engaño, han jugado con la ingenuidad de la gente y por su culpa, irán al lago de fuego ellos y sus seguidores. No es posible que en el siglo XXI, la gente siga siendo engañada y atraída por el arte de Babilonia, de los magos de circo del Helenismo, del imperio de Grecia, de la era del caballo de Troya, de Héctor y de Aquiles. 

12.  Tarea cumplida; la instrucción ha sido realizada

Vosotros, israelitas, decid a los paganos: “Los dioses que no hicieron ni el cielo ni la tierra desaparecerán de la tierra. Ni uno siquiera de ellos quedará debajo del cielo” (Jeremías 10:11).

Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros en medio del fuego, para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra (Deuteronomio 4:15,16).

Por eso mis queridos hermanos, huid de la idolatría (1 de Corintios 10:14)

¿No sabéis acaso que los injustos no heredaran el Reino de Dios? ¿No os engañéis! Ni impuros, ni idólatras, ni adúlteros, ni afeminados, ni homosexuales, ni ladrones, ni avaros, ni borrachos, ni ultrajadores, ni explotadores heredarán el Reino de Dios (1 Corintios 6:9,10).

Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes de hombres corruptibles, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles (Romanos 1:23).

13.  Los desastres de la naturaleza

Los desastres que ocurren en el mundo, son producto de la idolatría y de la desobediencia de los hombres a las Leyes, Estatutos y Derechos ordenados por Dios (Deuteronomio 11:1), el Ser Supremo, el que hizo el Universo, el Cosmos, lo que no vemos y podemos ver; y, JEHOVÁ ya está en la tierra y mora en su Santuario Ezequiel Jonás Ataucusi Molina.

14.  La Latinoamérica pagana debe volver a lo que fue, Pueblo de Dios

Jehová Dios trasladó a la tribu de DAN a AMÉRICA y ellos son: Sioux, Pieles Rojas, Apaches, Mayas, Aztecas, INCAS, pueblos destruidos por SATANÁS por medio de los supuestos conquistadores.

En América se adoraba a Jehová Dios, al Dios INTI, al Dios Viracocha y se guardaban sus mandamientos: AMA SUA, AMA KELLA, AMA LLULLA, AMA SIPAX, etc.

El Dios altísimo envió a su hijo amado a levantar un imperio (INCAS), sobre el cual se levantaría su pueblo y su reino al final de los tiempos, el cual empezó en 1968.

El culto pagano en Latinoamérica fue impuesto por SATANÁS por medio de los gentiles; todo aquel que no se inclinaba ante sus dioses era muerto.

Atahualpa, el último Rey del Imperio del Tahuantinsuyo, despreció el culto pagano al tirar la Biblia de los conquistadores, porque en la SAGRADA ESCRITURA no habla acerca de tal culto; los ignorantes eran los conquistadores, mas no los pueblos de Latinoamérica, pueblos cultos, nobles y sabios, en los cuales mora la semilla del Dios viviente, la cual deberá germinar, crecer; y, convertirse en el nuevo PUEBLO DE DIOS.

Llegó la hora de dejar la ignorancia y volver a lo que fueron nuestros antepasados, PUEBLO DE DIOS.

Llegó la hora de rebelarnos contra nuestro opresor, SATANÁS, lo derrotaremos, su sistema de gobierno y de culto, desaparecerá de la faz de la tierra para siempre, para eso hemos venido, no hemos venido para someternos bajo su dominio.

Además, su tierra está llena de ídolos, y se han arrodillado ante la obra de sus manos y ante lo que fabricaron sus dedos. Así se ha inclinado el hombre y el varón se ha humillado; por tanto, no los perdones (Isaías 2:8,9).

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.