JEHOVÁ DIOS HA DECRETADO LA SEMANA DE LA SANIDAD PARA TODO EL PUEBLO, CANTAD ALABANZAS Y PAGAD LA SANIDAD CON LA OFRENDA.....

11.08.2011

Los dos Profetas

LOS DOS PROFETAS PARA ESTE TIEMPO

La Paz del Señor sea con todos Vosotros:

Para evitar cualquier confusión, es necesario aclarar algunos conceptos espirituales; para este tiempo, definido en las Sagradas Escrituras como “para el tiempo del fin”, debe venir a la tierra el Escapado (Ezequiel 24:25 al 27), el Consolador (Juan 14:16), el Espíritu de Verdad (Juan 16:13) o el Espíritu Santo de Jehová (Juan 16:7 al 11), el cual vivirá en dos hombres conocidos como los dos olivos (Zacarías 4:11 al 14) o los dos profetas (Apocalipsis 11:3,10), éstos dos olivos son Ezequiel y Jonás; EZEQUIEL, fue el profeta que Restauró el Pueblo Israelita en el Perú (Ezequiel 24:24); y, JONÁS (Mateo 12:38 al 42), es el Gran Rey, el Juez para esta generación (Hechos 10:42); en Jesús y en Ezequiel estuvo y en Jonás está, encarnado el Espíritu de verdad, el ARCANGEL MIGUEL (Daniel 12:1), el hijo amado de nuestro Padre Jehová (Juan 9:35 al 38).

Yo, Daniel, miré y vi a otros dos que estaban en pie, uno a este lado del río y el otro al otro lado. Y dijo uno al varón vestido de lino que estaba sobre las aguas del río: “¿Cuándo será el fin de estas maravillas?”. Oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su mano derecha y su mano izquierda al cielo y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas se cumplirán. (Daniel 12:5 al 7). Los habitantes de la tierra se regocijarán sobre ellos, se alegrarán y se enviarán regalos unos a otros, porque estos dos profetas habían atormentado a los habitantes de la tierra (Apocalipsis 11:10).

Y me preguntó: ¿Qué ves? Respondí: Veo un candelabro de oro macizo, con un depósito arriba, con sus siete lámparas y siete tubos para las lámparas que están encima de él. Junto al candelabro hay dos olivos, el uno a la derecha del depósito y el otro a su izquierda. Hablé una vez más y le pregunté: ¿Qué significan estos dos olivos que están a la derecha y a la izquierda del candelabro? Y aún le pregunté de nuevo: ¿Qué significan las dos ramas de olivo que por los dos tubos de oro vierten su aceite dorado? Él me respondió: ¿No sabes qué es esto? Yo dije: No, Señor mío. Y él me respondió: Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra (Zacarías 4:2,3,11 al 14).

Y ordenaré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos con ropas ásperas. Estos testigos son los dos olivos y los dos candelabros que están de pie delante del Dios de la tierra (Apocalipsis 11:3,4). Estos tienen poder para cerrar el cielo a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas, para convertirlas en sangre y para herir la tierra con toda plaga cuantas veces quieran. Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, los vencerá y los matará. Sus cadáveres estarán en la plaza de la gran ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. Gentes de todo pueblo, tribu, lengua y nación verán sus cadáveres por tres días y medio y no permitirán que sean sepultados. Los habitantes de la tierra se regocijarán sobre ellos, se alegrarán y se enviarán regalos unos a otros, porque estos dos profetas habían atormentado a los habitantes de la tierra. Pero después de tres días y medio el espíritu de vida enviado por Dios entró en ellos, se levantaron sobre sus pies y cayó gran temor sobre los que los vieron. Entonces oyeron una gran voz del cielo, que les decía: ¡Subid acá!. Y subieron al cielo en una nube, y los vieron sus enemigos (Apocalipsis 11:6 al 12).

Entonces él será por santuario; pero a las dos casas de Israel, por piedra para tropezar, por tropezadero para caer y por lazo y red al morador de Jerusalén (Isaías 8:14).
 

Ezequiel Ataucusi Gamonal, el primer Olivo
 
Me dijo: Hijo de hombre, come lo que tienes ante ti; come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel. Luego me dijo: Hijo de hombre, ve y entra a la casa de Israel y háblales con mis palabras. Me dijo: Hijo de hombre, toma en tu corazón todas mis palabras que yo te diré, y pon mucha atención. Luego ve y entra adonde están los cautivos, los hijos de tu pueblo. Háblales y diles: “Así ha dicho Jehová, el Señor”, ya sea que escuchen o que dejen de escuchar (Ezequiel 3:1,4,10). Ezequiel, pues, os será por señal. Según todas las cosas que él hizo, haréis; y cuando esto ocurra, sabréis que yo soy Jehová, el Señor. Y tú, hijo de hombre, el día que yo arrebate a ellos su Fortaleza, el gozo de su gloria, la delicia de sus ojos y el anhelo de sus almas, y también sus hijos y sus hijas, ese día vendrá a ti uno que haya escapado para traer las noticias. Aquel día se abrirá tu boca para hablar con el fugitivo; hablarás, no permanecerás mudo. Tú les serás por señal, y sabrán que yo soy Jehová (Ezequiel 24:24 al 27). El escapado es el Espíritu de Verdad, el Arcángel Miguel, el cual entregó las buenas nuevas o noticias a Ezequiel, para que las predique al mundo entero, las noticias son: los diez mandamientos, las leyes y los estatutos de nuestro Dios Jehová.

Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable y toda alma que no oiga a aquel profeta, será desarraigada del pueblo (Hechos 3:22,23). Al final de los tiempos, nuestro Dios Jehová levantara a otro profeta como Moisés; en ese entonces, Moisés liberó a los Israelitas, después de su liberación, instauró el culto al Dios vivo, con: los diez mandamientos, las fiestas de la Pascua, Pentecostés y las Cabañas, el reposo sagrado del sábado, las lunas nuevas, las ofrendas y los estatutos de Jehová. Ezequiel Ataucusi Gamonal, el primer olivo y el penúltimo profeta para este tiempo, hizo lo mismo que Moisés, la escritura es cumplida.
 

Biografía de Ezequiel Ataucusi Gamonal

Ezequiel Ataucusi Gamonal nació el diez de Abril del año 1918, en Huarhua, un pueblo ubicado en el Distrito de Cotahuasi, en la provincia de La Unión, del departamento de Arequipa, República del Perú. Sus padres, Mariano Ataucusi Urquizo y Eulalia Gamonal Chacón, fueron campesinos.

Ezequiel estudió hasta cuarto grado de primaria, por motivos económicos trabajó desde muy pequeño en las minas de sal de Huarhua. Contrajo matrimonio con Dionisia Ospina, nacida en Huancayo, departamento de Junín; fruto de ese matrimonio nacieron siete niños, Leoncio, Elsa, Juan Noé, Nery, Betty, Haydee y Tito. Al fallecer su esposa, Ezequiel volvió a casarse en 1970, esta vez con Silvera Molina, quien cuidó de Ezequiel Jonás. Ezequiel Ataucusi Gamonal fue el fundador de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal – AEMINPU. Inició la prédica del Evangelio o la Ley Real desde el año de 1955.

En el pueblo de Picoy, Distrito de Acobamba, Provincia de Tarma, Departamento de Junín, en el mes de abril de 1955, donde se realizó el acontecimiento del refrigerio de la presencia del Señor:  Hechos 3:19, recayéndose sobre mí la lluvia temprana y la tardía: Deuteronomio 11:14 y Santiago 5:7 y habiendo realizado la revelación de Jesucristo el Señor nuestro en mí; digo la  verdad y no miento:  Mateo 11:27 y Apocalipsis 1:12, habiendo entendido el significado de este Misterio Divino, después por la guía del Espíritu Santo, fui conducido al lugar denominado Palomar Sanchirio (Chanchamayo), en el año 1956, allí donde me tuvo instruyéndome de día y de noche sin cesar:  Isaías 28:26, donde se realizó que por la primera vez fui arrebatado en espíritu hasta el tercer cielo: Segunda Corintios 12:3 y 4, donde conocí al Padre Celestial, y al Hijo y al Espíritu Santo; quien habló conmigo y díjome:  ¿Ezequiel, ya llegaste?  Entonces dije, ya llegué Señor, y díjome por segunda vez, solamente te esperábamos a ti para comenzar la obra, y luego levantose el Padre Celestial dirigiéndose hacia una pizarra, y escribió los DIEZ MANDAMIENTOS, LAS DIEZ PALABRAS DEL PACTO: Deuteronomio 4:13, Éxodo 34:28 y Segunda de Corintios 3:3.  Díjome por tercera vez, escribe en la cartulina el traslado de los Diez mandamientos y La Ley conforme que está escrito en la pizarra: Deuteronomio 4:2 y Apocalipsis 22:18 y 19 contestando dije, escribiré Señor, luego tomé la cartulina, un lapicero y escribí los DIEZ MANDAMIENTOS, LAS DIEZ PALABRAS DE LA ALIANZA, LAS PALABRAS DEL PACTO, conforme que estaba escrito en la pizarra.  En el momento que terminé de escribir, díjome, el que habla conmigo: Traedme, luego presenté al Espíritu Santo y él aprobó y dijo que era bueno.  Y después me ordenó diciendo: Id y Doctrinad: Mateo 28:19 y 20.  Y predicad el Evangelio de Arrepentimiento: Marcos 16:15 y Lucas 24:47 y díjome: donde fueres dirás: esta es La Ley, que viendo no habéis visto, oyendo no habéis entendido de corazón: Mateo 13:14 y 15 y Juan 12:40 (Kennet Scott).

Ezequiel es el postrer Moisés, ambos fueron llamados en tiempos críticos, para rescatar a su pueblo y para reestablecer el orden en el mundo, mediante la predica de Los Diez Mandamientos, las leyes y los estatutos de nuestro Dios Jehová.

Ezequiel Ataucusi Gamonal, falleció el 21 de junio de 2000. Antes de su muerte, nombró a Ezequiel Jonás Ataucusi Molina como el “príncipe heredero”, en una ceremonia donde un sacerdote de la congregación lo ungió, para oficializar la sucesión.
 
Ezequiel Jonás, el segundo Olivo
 
La gloria de esta segunda Casa será mayor que la de la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos (Hageo 2:9).

Miraba yo en la visión de la noche, y vi que con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre; vino hasta el Anciano de días, y lo hicieron acercarse delante de él. Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero el me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará; y su reino es uno que nunca será destruido (Daniel 7:13. 8:17. 7:14). 

Por tanto, mi pueblo conocerá mi nombre en aquel día, porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente.¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sión: «¡Tu Dios reina!. ¡Voz de tus atalayas!». Alzarán la voz; a una voz gritarán de júbilo, porque con sus propios ojos verán que Jehová vuelve a traer a Sión (Isaías 52:6 al 8). Porque Jehová ha elegido a Sión; la quiso por morada suya. Este es para siempre el lugar de mi reposo. Aquí habitaré, porque la he querido (Salmos 132:13,14). 

La multitud seguía juntándose alrededor de Jesús, y él comenzó a decirles: La gente de este tiempo es malvada. Pide una señal milagrosa, pero no se le dará otra señal que la de Jonás. Porque así como Jonás fue señal para la gente de Nínive, así también el Hijo del hombre será señal para la gente de este tiempo. También los habitantes de Nínive se levantarán en el día del juicio, cuando se juzgue a la gente de este tiempo, y la condenarán; porque los de Nínive se convirtieron a Dios cuando oyeron el mensaje de Jonás, y lo que hay aquí es más que Jonás (Lucas 11:29,30,32). Nuestro Señor Jesús es muy claro al decir que, Jonás es el Hijo del Hombre, el Espíritu de Verdad, el Arcángel Miguel y que él será el juez para esta generación.

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, acreditándolo ante todos al haberlo levantado de los muertos (Hechos 17:30).

Y cuando tus días se hayan cumplido y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual saldrá de tus entrañas, y afirmaré su reino. Él edificará una casa para mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino (2 Samuel 7:12). Cuando se haya cumplido el tiempo de vida del primer olivo, de Ezequiel Ataucusi Gamonal, nuestro Dios Jehová levantará de entre los hijos de Ezequiel, a nuestro salvador, al Rey, al juez para esta generación, JONÁS.

Por tanto tú, hijo de hombre, prepárate enseres de marcha, y parte de día a la vista de ellos. Te pasarás de tu lugar a otro lugar a la vista de ellos, por si tal vez atienden, porque son una casa rebelde (Ezequiel 12:3). Jehová dice, Hijo de Hombre (Arcángel Miguel), prepárate para dejar el cuerpo del primer olivo y te pasarás desde el cuerpo de Ezequiel Ataucusi Gamonal al cuerpo de Ezequiel Jonás, en presencia de los Israelitas. Y vi a todos los que viven debajo del sol caminando con el muchacho sucesor, que ocupará el lugar del otro rey (Eclesiastés 4:15). Los Israelitas de la AEMINPU, son los que caminan debajo del Sol, bajo el abrigo y la protección del Dios Altísimo (Jehová es el SOL); el muchacho sucesor, es Ezequiel Jonás, quién durante su juventud, caminaba con los Israelitas de la congregación y actualmente ocupa el lugar de Ezequiel Ataucusi Gamonal. 

Dios, da tus juicios al rey y tu justicia al hijo del rey. Él juzgará a tu pueblo con justicia y a tus afligidos con rectitud (Salmos 72:1,2). Jonás es el segundo olivo y es el muchacho sucesor.

Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo, sino que está bajo tutores y administradores hasta el tiempo señalado por el padre (Gálatas 4:1,2). Jonás no tuvo ningún privilegio cuando era niño o joven, asumió su ministerio en Junio del año 2000, a la edad de 28 años, la escritura es cumplida.

Moisés hizo como Jehová le había mandado, pues tomó a Josué y lo presentó ante el sacerdote Eleazar y ante toda la congregación. Puso sobre él sus manos y le dio el cargo, como Jehová había mandado por medio de Moisés (Números 27:22,23). Jonás fue ungido por el sacerdote principal de la AEMINPU, según la Ley de Moisés, el 14 de Junio del año 2000. 

En cuanto a ti, tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días (Daniel 12:13). La letra declara, el Arcángel Miguel (el Hijo de Hombre), es el enviado de Dios para los tiempos del fin y éste morará espiritualmente en dos cuerpos físicos, que son los dos profetas o los dos olivos; reposarás, significa que el cuerpo físico del primer olivo (Ezequiel), morirá por causa de la carga del pecado del pueblo; y, te levantarás, significa que el Arcángel Miguel, tendrá que mudarse desde el cuerpo de Ezequiel, hasta un cuerpo físico más joven, que es el de Jonás; quién recibirá su reino al fin de los días.

He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra (Jeremías 23:5,6).
 
Biografía de Ezequiel Jonás Ataucusi Molina


Nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, nació en la ciudad de Lima, República del Perú, el 22 de Enero de 1972. Sus “padres” son Ezequiel Ataucusi Gamonal y Silveria Molina Calderón. El 24 de junio de 2000 fue ungido y desde esa fecha es el Misionero General de la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal – AEMINPU.

El mora en tu corazón, ora un Padre nuestro y pregúntale mentalmente, ¿quién es él?, ¿cuál es su pueblo?, te contestará y te dirá quién es él, cuando veas que dentro de este cuerpo físico vive Cristo, corre, ven, no hay tiempo, ven tú, tu familia y todos tus amigos, en él está la salvación para todo ser humano.

Autor: Randon Ortiz

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.