JEHOVÁ DIOS HA DECRETADO LA SEMANA DE LA SANIDAD PARA TODO EL PUEBLO, CANTAD ALABANZAS Y PAGAD LA SANIDAD CON LA OFRENDA.....

1.19.2012

El Matrimonio Sagrado

EL MATRIMONIO SAGRADO DEL PUEBLO DE ISRAEL

La Paz del Señor sea con todos Vosotros:

El matrimonio, es el vínculo de la familia, el más estrecho afecto, fidelidad, tierno y sagrado de cuanto existe en la tierra. Fue destinado a ser una bendición para la humanidad. Y lo que es siempre que el matrimonio sea un pacto sellado entre dos seres con capacidad e inteligencia, en el temor de Dios, y con la debida consideración de sus responsabilidades, para sobre vivir en ámbito de la sociedad donde viven.

Honroso es en todo el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas a los fornicarios y a los adúlteros juzgará Dios. He. 13:4.
El primer matrimonio fue de Adam y Eva; Y dijo Adam: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne: ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Gn. 2:23.
Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y allegarse ha a su mujer, y serán una sola carne. Gn. 2:24.
Quiero pues, que las que son jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen la casa; que ninguna ocasión dé al adversario para maldecir. 1º Ti. 5:14
Mas a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su mujer, y cada una tenga su marido, Y dijo: Por tanto, el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y serán dos en una carne? 1 Co.7.2. Mt.19:5.
A sí que, no son ya más dos, sino una carne: por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre. Mt. 19:6.
Huid la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que formica, contra su propio cuerpo peca. 1º Co. 6:18.
Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella. Cada uno empero de vosotros de por sí, ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer reverencie a su marido. Ef. 5:25,33.
Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Ef. 5:28.
Deben vivir conforme a la Ley de Dios; Vosotros maridos, semejantemente, habitad con ellas según ciencia, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a herederas juntamente de la gracia de la vida; para que vuestras oraciones no sean impedidas. 1 P. 3:7.

FIDELIDAD DENTRO DEL MATRIMONIO:

La fidelidad: Consiste en cumplir fielmente las leyes que norman el matrimonio; con honor, fraternidad, reconocimiento, gratitud y respeto único que existe entre dos seres que se aman mutuamente, sin pretender traicionarse entre sí. Además, siempre deberán estar unidos en la riqueza, en la pobreza, en la desgracia y firmes has las últimas consecuencias.

Y Ruth respondió: No me ruegues que te deje, y que me aparte de ti: porque donde quiera que tú fueres, iré yo; y donde quiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Rut. 1:16.
Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada: así me haga Jehová, y así me dé, que sólo la muerte hará separación entre mí y ti. Rut. 1:17.
Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu mocedad, contra la cual tú has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. Mal. 2:14.
Pues qué ¿no hizo él uno solo aunque tenía la abundancia del espíritu? ¿Y por qué uno? Para que procurara una simiente de Dios. Guardaos pues en vuestros espíritus, y contra la mujer de vuestra mocedad no seáis desleales. Mal. 2:15.

AUTORIDAD DENTRO DEL HOGAR:

En primer orden deben sujetarse del uno al otro, por eso dice: Sujetados los unos a los otros en el temor de Dios. Ef. 5:21.

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis desapacibles con ellas. Ef. 5:25. Col. 3:19.
Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia; y él es el que da salud al cuerpo. Por lo tanto: *Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor. Ef. 5:23,22.
La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni tomar autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio. 1º Ti. 2:11,12.
Y el mandamiento que hará el rey será oído en todo su reino, aunque es grande, y todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el mayor hasta el menor. Est.1:20.
Pues envió letras a todas la provincias del rey, a cada provincia conforme a su escribir, y a cada pueblo conforme a su lenguaje, diciendo que todo hombre fuese señor en su casa; y háblese esto según la lengua de su pueblo. Est.1:22.
Como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras sois hechas hijas, haciendo bien, y no sois espantadas de ningún pavor. 1º P.3:6.
Asimismo las varonas deben estar sujetas a sus maridos por respeto a Dios: Asimismo vosotras, mujeres, sed sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conversación de sus mujeres. 1º P. 3:1.

DEBERES CONYUGALES O LA RECIPROCIDAD ENTRE LOS CONYUGES

Los cónyuges, se obligan mutuamente por el hecho del matrimonio, ha tenerse recíprocamente fidelidad y es deber de ambos cónyuges hacer una vida común. “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; haréle ayuda idónea para él”. Gn. 2:18.

Cuanto a las cosas de que me escribisteis, bien es al hombre no tocar mujer. *Mas a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su mujer, y cada una tenga su marido. 1 Co. 7:1,2.
Casaos, y engendrad hijos e hijas; dad mujeres a vuestros hijos, y dad maridos a vuestras hijas, para que paran hijos e hijas; y multiplicaos ahí, y no os hagáis pocos. Jer. 29:6.
El marido pague a la mujer la debida benevolencia; y asimismo la mujer al marido, La mujer no tiene potestad de su propio cuerpo, sino el marido: e igualmente tampoco el marido tiene potestad de su propio cuerpo, sino la mujer. 1º Co.7:3,4.
Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad, que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol. Ec. 9:9.
A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos; y a tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti. *Empero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en la fe y caridad y santidad, con modestia. Gn. 3:16. 1 Ti. 2:15.
Que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda honestidad; *(Porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?) *Y si alguno no tiene cuidado de los suyos, y mayormente de los de su casa, la fe negó, y es peor que un infiel. 1 Ti. 3:4,5. y 5:8.
Mas a los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido; *Y si se apartare, que se quede sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no despida a su mujer. 1 Co. 7:10,11.
Y a los demás yo digo, no el Señor: si algún hermano tiene mujer infiel, y ella consiente en habitar con él, no la despida. Y la mujer que tiene marido infiel, y él consiente en habitar con ella, no lo deje. 1º Co. 7:12,13.
Porque el marido infiel es santificado en la mujer, y la mujer infiel en el marido: pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; empero ahora son santos. 1º Co. 7:14.
Pero si el infiel se aparta, apártese: que no es el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso; antes a paz nos llamó Dios. Porque ¿de dónde sabes, oh mujer, si quizá harás salva a tu marido? ¿Ó de dónde sabes, oh marido, si quizá harás salvo a tu mujer? 1º Co. 7:15,16.
La mujer casada está atada a la ley, mientras vive su marido; mas si su marido muriere, libre es: cásese con quien quisiere, con tal que sea en el Señor. 1 Co. 7:39.
Porque la mujer que está sujeta a marido, mientras el marido vive está obligada a la ley; mas muerto el marido, libre es de la ley del marido. *Así que, viviendo el marido, se llamará adúltera si fuere de otro varón; mas si su marido muriere, es libre de la ley; de tal manera que no será adúltera si fuere de otro marido. Ro. 7:2,3.

NO DEFRAUDARSE:

No os defraudéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en la oración: y volved a juntaros en uno, porque no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. 1º Co. 7:5.

Vosotros maridos, semejantemente, habitad con ellas según ciencia, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a herederas juntamente de la gracia de la vida; para que vuestras oraciones no sean impedidas. *Y finalmente, sed todos de un mismo corazón, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables. 1º P. 3:7,8.
Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu mocedad, contra la cual tú has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. Mal. 2:14.
Pues qué ¿no hizo él uno solo aunque tenía la abundancia del espíritu? ¿Y por qué uno? Para que procurara una simiente de Dios. Guardaos pues en vuestros espíritus, y contra la mujer de vuestra mocedad no seáis desleales. Mal. 2:15.
Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece que sea repudiada; y cubra la iniquidad con su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos pues en vuestros espíritus, y no seáis desleales. Mal. 2:16.

Autor: Ezequiel Ataucusi Gamonal

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.

0 comentarios :