JEHOVÁ DIOS HA DECRETADO LA SEMANA DE LA SANIDAD PARA TODO EL PUEBLO, CANTAD ALABANZAS Y PAGAD LA SANIDAD CON LA OFRENDA.....

7.23.2012

Limpieza del Corazón



LIMPIEZA DEL CORAZÓN

La Paz del Señor sea con todos vosotros:

El cuerpo físico (Eva), es la casa donde vive el hombre o el alma, entran los ladrones y desde allí planean robar y las muertes, el único testigo es el dueño de esa casa, él fue atacado y tomado preso, mas no puede hacer nada por evitarlo, porque está amenazado de muerte, sin embargo, depende de él hablar, si habla o confiesa, ahí precisamente se presenta la policía, el Espíritu Santo para capturar a los bandidos, una vez tomados presos, se necesita el testimonio del agraviado para la sentencia.

El Juez, le cita a declarar bajo juramento, de decir la verdad y nada más que la verdad, por eso tiene que hablar y confesar la verdad, sin faltar y nada más que la verdad, sin fallar nada desde el inicio, quiere decir, desde su niñez hasta cuando es convocado a declarar, esto quiere decir estemos a cuenta, Is. 1:18. Jn. 43:2.

Esto significa que, para liberarse del mal que habita en el corazón, el convertido debe declarar ante Dios, a través de la meditación, todos los errores que cometió desde que conoció y entendió la Ley hasta cuando recuerde haber tenido uso de razón; en el transcurso de este tiempo, desde la niñez hasta que se convierte a Dios, toda persona ha cometido errores o faltas contra Dios, por ejemplo: adulterio, fornicación, robo, chisme, mentira, homosexualidad, lesbianismo, ofensas, peleas, riñas, codicia, avaricia, alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, etc., etc., sin ocultar ninguna falta. Cuando se ocultan algunas faltas, el mal vuelve y la situación es  peor que antes.

Por ejemplo, la fornicación es toda relación sexual antes del matrimonio y eso es prohibido por Dios, entonces, por el desconocimiento de las leyes de Dios y de las causas que produce la transgresión de sus mandamientos, el hombre sufre y vive enfermo, en este caso, la fornicación produce enfermedades en las vías urinarias, en los riñones, en los órganos sexuales tanto del hombre como de la mujer, incluso, esta transgresión, ha producido enfermedades como la gonorrea, la sífilis, el virus del herpes, el virus del papiloma humano, el sida, etc., etc.; ahora, ¿quién produce estas enfermedades?, estas enfermedades son producidas por los malos espíritus, demonios o ángeles rebeldes a las Leyes de Dios, ellos son los que destruyen al hombre, a la obra perfecta de Dios.

¿Dónde viven los malos espíritus?, los malos espíritus viven en el cuerpo del hombre, son siete legiones de demonios con sus respectivos reyes, Lc. 8:2,30; distribuidos desde la cabeza hasta la planta de los pies, Is. 1:6; éstos malos espíritus son los enemigos del hombre, Mt. 10:26. Miq. 7:6; y, solo salen cuando, el hombre se convierte, para cumplir con las leyes de Dios, Mt. 8:16.

Confesar es hablar y relatar todas las obras y los pensamientos del corazón, 1 Jn. 1:9,10. Ro. 10:9; en ese estado reinará Cristo, 2 Co 6:14,15. Lc. 16:13, bien claro está hablando, el mal hace dudar de Dios, cuando el mal sale, desparece la duda y la incredulidad, Ro. 10:14, luego cumplirá en verdad, de corazón limpio y sin hipocresías, ni mentira, Lc. 12:1.

Los espíritus malos, se manifiestan o se hacen presentes en el hombre a través de los pensamientos; y, al escuchar la Ley Real con los Diez Mandamientos, es posible sentir como salen del cuerpo físico.

¿Qué es el metal?, es la dureza y la frialdad, las obras del pensamiento que destruyen al mismo hombre. Porque le irá mal en todo tiempo y fracasará con sus malos pensamientos sobre la tierra, Ecle. 12:8,9.

¿Qué significa encubrir? Pr. 28:13, ocultar algo, no manifestar del mal que se esconde dentro de uno. El cual solo causa ruina, hablar y confesar los pensamientos malos es más saludable.

¿Qué se envejeció?, Sal. 13,3,4, bien, por ejemplo, cuando los malos pensamientos se apoderan del alma del hombre, dominan su carne para toda maldad, con esa enfermedad, ya no puede cuidar su casa, la cual está en camino a la ruina, al escuchar la Ley, el enfermo toma un poquito de medicina, se recupera, luego se descuida y se olvida de la Ley, no cumple con la receta del Doctor. Por eso ahora está sumamente grave, es cáncer crónico a la sangre, le espera la muerte si no obedece al Doctor, para contarle como se contagió de ese virus.


Autor: Ezequiel  Ataucusi Gamonal

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.