TODA LA HUMANIDAD DEBE CONVERTIRSE A JEHOVÁ DIOS, QUIEN MORA EN SU PROFETA JONÁS....

7.02.2012

Primer Mandamiento


FUNDAMENTOS DEL PRIMER MANDAMIENTO

La Paz del Señor sea con todos vosotros:

SOBRE EL TEMOR A DIOS

Dt. 10:20.- A Jehová tu Dios temerás, a él servirás, a él te allegarás, y por su nombre jurarás.
Dt. 6:13.- A Jehová tu Dios temerás, y él servirás, y por su nombre jurarás.
2 R. 17:36.- Más a Jehová, que os sacó de la tierra de Egipto con grande poder y brazo extendido, a éste temeréis, y a éste adoraréis, y a éste haréis sacrificio.
2 R. 17:39.- Más temed a Jehová vuestro Dios, y él os librará de la mano de todos vuestros enemigos.
Dt. 5:29.- Quien diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen, y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre.
Is. 8:13.- A Jehová de los Ejércitos, a él santificad: sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo.
Pr. 15:33.- El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría: Y delante de la honra está la humildad.
Pr. 19:23.- El temor de Jehová es para vida; Y con él vivirá el hombre, lleno de reposo: No será visitado de mal.
Job 28:28.- Y dijo al hombre: He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, el apartarse del mal la inteligencia.
Ec. 12:13.- El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.
Lc. 1:50.- Y su misericordia de generación en generación. A los que le temen.
Sal. 112:1.- Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.
Sal. 128:1.- Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos.
Sal. 2:11.- Servid a Jehová con temor, Y alegraos con temblor.
Sal. 145:19.- Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.

LA JUSTICIA, LA JUSTICIA SEGUIRÁS

Dt. 16:20.- La justicia, la justicia seguirás, porque vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da.
Pr. 21:21.- El que sigue la justicia y la misericordia, Hallará la vida, la justicia, y la honra.
Sal. 106:3.- Dichosos los que guardan juicio, Los que hacen justicia en todo tiempo.
Mt. 5:6.- Bienaventurado los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán hartos.
Mt. 5:10.- Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos.
1 Jn. 2:29.- Si sabéis que él es justo, sabed también que cualquiera que hace justicia, es nacido de él.
1 Jn. 3:7.- Hijitos, no os engañe ninguno: el que hace justicia, es justo, como él también es justo.
1 Ti. 6:11.- Más tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue justicia, la piedad, la fe, la caridad, la paciencia, la mansedumbre.

SANTOS SERÉIS

Lv. 19:2.- Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.
Lv. 11:44.- Pues que yo soy Jehová vuestro Dios, vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo: así que no ensuciéis vuestras personas con ningún reptil que anduviere arrastrando sobre la tierra.
Lv. 20:7.- Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.
Lv. 20:26.- Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos, para que seáis míos.
1 P. 1:15.- Sino como aquel que os he llamado es santo, sed también vosotros santos.
1 P. 1:16.- Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.
(Nm. 15:40.).- Para que os acordéis, y hagáis todos mis mandamientos, y seáis santos a vuestro Dios.
(He. 12:14.).- Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

AMARÁS A TU DIOS:

Dt. 30:20.- Que ames a Jehová tu Dios, que oigas su voz, y te allegues a él; porque él es tu vida, y la longitud de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.
Dt. 11:1.- Amarás pues a Jehová tu Dios, y guardarás su ordenanza, y sus estatutos y sus derechos y sus mandamientos, todos los días.
Dt. 6.5.- Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todo tu poder.
Mt. 22:37.- Y Jesús les dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente.
Mr. 12:30.- Amarás pues al señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento.
Lc. 10:27.- Y él respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de todas tus fuerzas, y de todo tu entendimiento; y a tu prójimo como a ti mismo.
2 Jn. 6.- Y este es amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: Que andéis en él, como vosotros habéis oído desde el principio.
1 Jn. 5:3.- Porque este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son penosos.
Jn. 14:15.- Si me amáis, guardad mis mandamientos.
Jn. 14:21.- El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
Jn. 14:23.- Respondió Jesús, y díjole: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.
Jn. 15:9.- Como el Padre me amó, también yo os he amado: estad en mi amor.
Jn. 15:10.- Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en su amor.
Mt. 5:19.- De manera que cualquiera que infringiere uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñare a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos: más cualquiera que hiciere y enseñare, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
(1 Jn. 2:24.).- Pues lo que habéis oído desde el principio, sea permaneciente en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio fuere permaneciente en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.
(2 Jn. 9.).- Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo.
(Mt. 4:4.).- Mas él respondiendo, dijo: Escrito está: No con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios.
(Jn. 8:51.).- De cierto, de cierto os digo, que el que guardare mi palabra, no verá muerte para siempre.

DE TODO TU CORAZON

Pr. 23:19.- Oye tú, hijo mío, y sé sabio, Y endereza tu corazón al camino. Pr. 23:26.- Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.
Jl.2:12.- Por eso pues ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y llanto.
Jl. 2:13.- Y lacerad vuestro corazón, y no vuestros vestidos; y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira, y grande en misericordia, y que se arrepiente del castigo.
Dt. 30:2.- Y te convirtieres a Jehová tu Dios, y obedecieres a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma.
1 S. 7:3.- Y habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astaroth de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y a sólo él servid, y os librará de mano de los filisteos.
Stg. 4:8.- Allegaos a Dios, y él se allegará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros de doblado ánimo, purificad los corazones.
He. 10:22.- Lleguémonos con corazón verdadero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua limpia.
Jr. 29:13.- Y me buscaréis y hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.
Dt. 4:29.- Más si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.
Pr. 3:5.- Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no estribes en tu prudencia.
Stg. 5:8.- Tened también vosotros paciencia; confirmad vuestros corazones: porque la venida de Señor se acerca.
2 Ts. 2:17.- Consuele vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.
Pr. 3:1.- Hijo mío, no te olvides de mi ley; Y tu corazón guarde mis mandamientos.
Dt. 11:13.- Y será que, si obedecieres cuidadosamente mis mandamientos que yo os prescribo hoy, amando a Jehová vuestro Dios, y sirviéndolo con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.
Dt. 26:16.- Jehová tu Dios te manda hoy que cumplas estos estatutos y derechos; cuida pues, de ponerlos por obra con todo tu corazón, y con toda tu alma.
Fil. 4:7.- Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús.
Col. 3:15.- Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la cual asimismo sois llamados en un cuerpo; y sed agradecidos.
Sal. 24:3.- ¿Quién subirá al Monte de Jehová? ¿Y quién estará en el lugar de su santidad?
Sal. 24:4.- El limpio de manos, y puro de corazón: El que no ha elevado su alma a la vanidad, ni jurado con engaño.

DE TODA TU ALMA

Sal. 119:20.- Quebrantada está mi alma de desear Tus juicios en todo tiempo.
Sal. 119:81.- Desfallece mi alma por tu salud, Esperando en tu palabra.
Sal. 84:2.- Codicia y aun ardientemente desea mi alma los atrios de Jehová: Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.
Sal. 42:2.- Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia, Amaréis la vanidad. Y buscaréis la mentira? (Selah)
Sal. 63:1.- Dios, Dios mío eres tú: levántareme a ti de mañana: Mi alma tiene sed de ti, mi carne te desea, En tierra de sequedad y transida de aguas.
Sal. 25:1.- A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.
Is. 61:10.- En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me visitó de vestidos de salud, rodeóme de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia compuesta de sus joyas.
Lm. 3:24.- Mi parte es Jehová, dijo mi alma; por tanto en él esperaré.
Lm. 3:25.- Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que buscare.
Jr. 6:16.- Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos.
Is. 55:3.- Inclinad vuestros oídos, y venid a mi, oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.
Is. 26:9.- Con mi alma te he deseado en la noche; y en tanto que me durare el espíritu en medio de mí, madrugaré a buscarte: porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.
Sal. 130:6.- Mi alma espera á Jehová Más que los centinelas a la mañana. Más que los vigilantes a la mañana.

DE TODA TU MENTE

Sal. 1:2.- Antes en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.
Sal. 5:1.- Escucha, oh Jehová, mis palabras; Considera la meditación mía. Sal. 119:97.- ¡Cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.
Sal.119:99.- Más que todos mis enseñadores he entendido: Porque tus testimonios son mi meditación.
Ro. 7:22.- Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios:
Ro. 7:25.- Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.
Sal. 119:1.- Bienaventurados los perfectos de camino; Los que andan en la ley de Jehová.
Sal. 112:1.- Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.

Y DE TODAS TUS FUERZAS

Dt. 16:10.- Y harás la solemnidad de las semanas a Jehová tu Dios: de la suficiencia voluntaria de tu mano será lo que dieres, según Jehová tu Dios te hubiere bendecido.
Dt. 16:17.- Cada uno con el don de su mano, conforme a la bendición de Jehová tu Dios, que te hubiere dado.
2 Co. 8:11.- Ahora pues, llevad también a cabo el hecho, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tenéis.
2 Co. 8:12.- Porque si primero hay la voluntad pronta, será acepta por lo que tiene, no por lo que no tiene.
2 Co. 9:5.- Por tanto, tuve por cosa necesaria exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros, y apresten primero vuestra bendición antes prometida para que esté aparejada como de bendición, y no como de mezquindad.
2 Co. 9:6.- Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará.
2 Co. 9:7.- Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre.
2 Co. 9:8.- Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra.
Dt. 15:7.- Cuando hubiere en ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en tu tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre:
Dt. 15:8.- Mas abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que basta, lo que hubiere menester.
Dt. 15:9.- Guárdate que no haya en tu corazón perverso pensamiento, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión; y tú ojo sea maligno sobre tu hermano menesteroso para no darle: que él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te imputará a pecado.
Dt. 15:10.- Sin falta le darás, y no sea tu corazón maligno cuando le dieres: que por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que pusieres mano.
Dt. 15:11.- Porque no faltarán menesterosos de en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, a tu pobre, y a tu menesteroso en tu tierra.
Pr. 11:25.- El alma liberal será engordada: Y el que saciare, él también será saciado.
Dt. 12:5.- Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis.
Dt. 12:6.- Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas.
Dt. 12:7.- Y comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios, y os alegraréis, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en que Jehová tu Dios te hubiere bendecido.
Dt. 14:22.- Indispensablemente diezmarás todo el producto de tu simiente, que rindiere el campo cada un año.
Dt. 14:23.- Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para hacer habitar allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y los primerizos de tus manadas, y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.
1 Cr. 16:28.- Atribuid a Jehová, oh familias de los pueblos, Atribuid a Jehová gloria y potencia.
1 Cr. 16:29.- Tributad a Jehová la gloria debida a su nombre: Traed ofrenda, y venid delante de él; Postraos delante de Jehová en la hermosura de su santidad.
Sal. 29:1.- Dad a Jehová, oh hijos de fuertes, Dad a Jehová la gloria y la fortaleza.
Sal. 29:2.- Dad a Jehová la gloria debida a su nombre: Humillaos a Jehová en el glorioso santuario.
Sal 68:34.- Atribuid fortaleza a Dios: Sobre Israel es su magnificencia, Y su poder está en los cielos.
Sal. 96:6.- Alabanza y magnificencia delante de él: Fortaleza y gloria en su santuario.
Sal. 96:7.- Dad a Jehová, oh familias de los pueblos, Dad a Jehová la gloria y la fortaleza.
Sal. 96:8.- Dad a Jehová la honra debida a su nombre: Tomad presentes, y venid a sus atrios.
(Mt. 7:24.).- Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña.
(Mt. 7:25.).- Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó: porque estaba fundada sobre la peña.
(Pr. 28:7.).- El que guarda la ley es hijo prudente: Mas el que es compañero de glotones, avergüenza a su padre.
Mt. 22:38.- Este es el primero y el grande mandamiento.
Mr. 12:30.- Amarás pues al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento.

Autor: Ezequiel  Ataucusi Gamonal

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.