TODA LA HUMANIDAD DEBE CONVERTIRSE A JEHOVÁ DIOS, QUIEN MORA EN SU PROFETA JONÁS....

7.05.2012

Tercer Mandamiento


FUNDAMENTOS DEL TERCER MANDAMIENTO

La Paz del Señor sea con todos vosotros:

HABLÓ DIOS TODAS ESTAS PALABRAS, DICIENDO

Ex. 20:1,2. Hasta vers. 17.
Ex. 20:1.- Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:
Ex. 20:2.- Yo soy JEHOVÁ tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos.
Dt 5:6. Hasta vers. 21.
Dt. 5:6.-. Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de tierra de Egipto, de casa de siervos.

NO TENDRÁS DIOSES AJENOS

Ex. 20:3.- No tendrás dioses ajenos delante de mí.
Dt. 5:7.- No tendrás dioses extraños delante de mí.
Dt. 6:14.- No andaréis en pos de dioses ajenos, de los dioses de los pueblos que están en vuestros contornos.
Jue. 6:10.- Y díjeos: Yo soy Jehová vuestro Dios; no temáis a los dioses de los Amorrheos, en cuya tierra habitáis: mas no habéis obedecido a mi voz.
2 R. 17:35.- Con los cuales había Jehová hecho pacto, y les mandó, diciendo: No temeréis a otros dioses, ni los adoraréis, ni les serviréis, ni les sacrificaréis. 2 R. 17:38.- Y no olvidaréis el pacto que hice con vosotros; ni temeréis dioses ajenos:

NO TE HARÁS IMAGEN

Ex. 20:4.- No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra:
Ex. 20:23.- No hagáis conmigo dioses de plata, ni dioses de oro os haréis.
Dt. 5:8.- No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, o abajo en la tierra, o en las aguas debajo de la tierra:
Dt. 4:16.- Porque no os corrompáis, y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra.
Dt. 4:18.- Figura de ningún animal que vaya arrastrando por la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra.
Lv. 26:1.- No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella: porque yo soy Jehová vuestro Dios.
Lv. 19:4.- No os volveréis a los ídolos, ni haréis para vosotros dioses de fundición: Yo Jehová vuestro Dios.
Is. 42:8.- Yo Jehová: este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.
Is. 44:10.- ¿Quién formó un dios, o quién fundó una estatua que para nada es de provecho?

NO TE INCLINARÁS A ELLAS

Ex. 20:5.- No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, a los que me aborrecen.
Dt. 5:9.- No te inclinarás a ellas ni les servirás: porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre los terceros, y sobre los cuartos, a los que me aborrecen.
Ex. 34:14.- Porque no te has de inclinar a dios ajeno; que Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es.
Jr. 25:6.- Y no vayáis en pos de dioses ajenos, sirviéndoles y encorvándoos a ellos, ni me provoquéis a ira con la obra de vuestras manos; y no os haré mal.
Jr. 1:16.- Y a causa de toda su malicia, proferiré mis juicios contra los que me dejaron, e incensaron a dioses extraños, y a hechuras de sus manos se encorvaron.
Dt. 8:19.- Mas será, si llegares a olvidarte de Jehová tu Dios, y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres, y a ellos te encorvares, protéstolo hoy contra vosotros, que de cierto pereceréis.
1 Co. 8:4.- Acerca, pues, de las viandas que son sacrificadas a los ídolos, sabemos que el ídolo nada es en el mundo, y que no hay más de un Dios.
1 Co. 8:5.- Porque aunque haya algunos que se llamen dioses, o en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores).
1 Co. 8:6.- Nosotros empero no tenemos más de un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él: y un Señor Jesucristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros por él.
Dt. 11:28.- Y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido.
Jos. 24:15.- Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron de esotra parte del río, o á los dioses de los Amorrheos en cuya tierra habitáis: que yo y mi casa serviremos a Jehová.

YO SOY JEHOVÁ TÚ DIOS, FUERTE Y CELOSO

Ex. 20:5.- No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, a los que me aborrecen.
Dt. 5:9.- No te inclinarás a ellas ni les servirás: porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre los terceros, y sobre los cuartos, a los que me aborrecen.
2 Co. 13:1.- Esta tercera vez voy a vosotros. En la boca de dos o de tres testigos consistirá todo negocio.
Jos. 24:19.- Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir a Jehová, porque él es Dios santo, y Dios celoso; no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados.
Dt. 4:24.- Porque Jehová tu Dios es fuego que consume, Dios celoso.
Dt. 6:15.- Porque el Dios celoso, Jehová tu Dios, en medio de ti está; porque no se inflame el furor de Jehová tu Dios contra ti, y te destruya de sobre la haz de la tierra.

QUE VISITO LA MALDAD

Ex. 20:5.- No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, a los que me aborrecen.
Dt. 5:9.- No te inclinarás a ellas ni les servirás: porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre los terceros, y sobre los cuartos, a los que me aborrecen.
Ex. 34:7.- Que guarda la misericordia en millares, que perdona la iniquidad, la rebelión, y el pecado, y que de ningún modo justificará al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, sobre los terceros, y sobre los cuartos.
Jr. 25:12.- Y será que, cuando fueren cumplidos los setenta años, visitaré sobre el rey de Babilonia y sobre aquella gente su maldad, ha dicho Jehová, y sobre la tierra de los Caldeos; y pondréla en desiertos para siempre.
Jr. 25:13.- Y traeré sobre aquella tierra todas mis palabras que he hablado contra ella, con todo lo que está escrito en este libro, profetizado por Jeremías contra todas gentes.
Jr. 44:22.- Y no pudo sufrir más Jehová a causa de la maldad de vuestras obras, a causa de las abominaciones que habíais hecho: por tanto vuestra tierra fue en asolamiento, y en espanto, y en maldición, hasta no quedar morador, como hoy.
Jr. 11:11.- Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí yo traigo sobre ellos mal del que no podrán salir; y clamarán a mí, y no los oiré.
Jr. 16:17.- Porque mis ojos están sobre todos sus caminos, los cuales no se me ocultaron, ni su maldad se esconde de la presencia de mis ojos.
Jr. 17:1.- El pecado de Judá escrito está con cincel de hierro, y con punta de diamante: esculpido está en la tabla de su corazón, y en los lados de vuestros altares.
Is. 13:11.- Y visitaré la maldad sobre el mundo, y sobre los impíos su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes.
Ap. 14:9.- Y el tercer ángel los siguió, diciendo en alta voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y toma la señal en su frente, o en su mano.
Ap. 14:10.- Este también beberá del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y delante del Cordero.
Ap. 14:11.- Y el humo del tormento de ellos sube para siempre jamás. Y los que adoran a la bestia y a su imagen, no tienen reposo día ni noche, ni cualquiera que tomare la señal de su nombre.
Ap. 2:16.- Arrepiéntete, porque de otra manera vendré a ti presto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.
Ap. 2:23.- Y mataré a sus hijos con muerte; y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriño los riñones y los corazones: y daré a cada uno de vosotros según sus obras.
Ap. 18:9.- Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.
Ap. 20:14.- Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda.
Ap. 20:15.- Y el que no fue hallado escrito en el libro de la vida, fue lanzado en el lago de fuego.
Ap. 21:8.- Mas a los temerosos e incrédulos, a los abominables y homicidas, a los fornicarios y hechiceros, y a los idólatras, y a todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.
(Dt. 29:31.).- Porque yo sé que después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal en ojos de Jehová, enojándole con la obra de vuestras mano.
(Jr. 23:20.).- No se apartará el furor de Jehová, hasta tanto que haya hecho, y hasta tanto que haya cumplido los pensamientos de su corazón: en lo postrero de los días lo entenderéis cumplidamente.
(Jr. 30:24.).- No se volverá la ira del enojo de Jehová, hasta que haya hecho y cumplido los pensamientos de su corazón: en el fin de los días entenderéis esto.
(Am. 9:1.).- Vi al Señor que estaba sobre el altar, y dijo: Hiere el umbral, y estremézcanse las puertas: y córtales en piezas la cabeza de todos; y el postrero de ellos mataré a cuchillo: no habrá de ellos quien se fugue, ni quien escape.
(2 Ts. 1:8.).- En llama de fuego, para dar el pago a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo.
(2 Ts. 1:9.).- Los cuales serán castigados de eterna perdición por la presencia del Señor, y por la gloria de su potencia.
(He. 10:28.).- El que menospreciare la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere sin ninguna misericordia.

A LOS QUE ME ABORRECEN

Jn. 15:23.- El que me aborrece, también a mi Padre aborrece.
Jn. 15:25.- Más para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Que sin causa me aborrecieron.
Jn. 15:18.- Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me aborreció antes que a vosotros.
Pr. 8:36.- Más el que peca contra mí, defrauda su alma: Todos los que me aborrecen, aman la muerte.

Y QUE HAGO MISERICORDIA EN MILLARES

Ex. 20:6.- Y que hago misericordia en millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos.
Dt. 5:10.- Y que hago misericordia a millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos.
Dt. 7:9.- Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta las mil generaciones.
Neh. 1:5.- Y dije: Ruégote, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande, y terrible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos.
Jr. 32:18.- Que haces misericordia en millares, y vuelves la maldad de los padres en el seno de sus hijos después de ellos: Dios grande, poderoso, Jehová de los ejércitos es su nombre.
Dn. 9:4.- Y oré a Jehová mi Dios, y confesé, y dije: Ahora Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos.
(Mt. 9:13.).- Andad pues, y aprended qué cosa es: Misericordia quiero, y no sacrificio: porque no he venido a llamar justos, sino pecadores a arrepentimiento.
(Mt. 12:7.).- Más si supieseis qué es: Misericordia quiero y no sacrificio, no condenarías a los inocentes.
Sal. 103:17.- Mas la misericordia de Jehová desde el siglo y hasta el siglo sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos.
Sal. 103:18.- Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.
Sal. 103:4.- El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias.
Sal. 103:8.- Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia.
Sal. 86:15.- Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad.
Ga. 6:16.- Y todos los que anduvieren conforme a esta regla, paz sobre ellos, y misericordia, y sobre el Israel de Dios.

A LOS QUE ME AMAN

Pr. 8:17.- Yo amo a los que me aman; Y me hallan los que madrugando me buscan.
1 S. 2:30.-. Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me tuvieren en poco, serán viles.
Jn. 14:21.- El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
Jn. 14:23.- Respondió Jesús, y díjole: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.

NO TOMARÁS EL NOMBRE DE JEHOVÁ TÚ DIOS EN VANO

Ex. 20:7.- No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.
Dt. 5:11.- No tomarás en vano el nombre de Jehová tu Dios; porque Jehová no dará por inocente al que tomare en vano su nombre.
Lv. 19:12.- Y no juraréis en mi nombre con mentira, ni profanarás el nombre de tu Dios: Yo Jehová.
Mt. 5:33.- Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No te perjurarás, mas pagarás al Señor tus juramentos.
Mt. 5:34.- Mas yo os digo: No juréis en ninguna manera: ni por el cielo, porque es el trono de Dios.
Mt. 5:35.- Ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalem, porque es la ciudad del gran Rey.
Mt. 5:36.- Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer un cabello blanco o negro.
Mt. 5:37.- Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; No, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.
Os. 13:4.- Mas yo soy Jehová tu Dios desde la tierra de Egipto: no conocerás pues Dios fuera de mí, ni otro Salvador sino a mí.
Is. 45:21.- Publicad, y haced llegar, y entren todos en consulta: ¿quién hizo oír esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino yo Jehová? Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador: ningún otro fuera de mí.
Is. 45:22.- Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra: porque yo soy Dios, y no hay más.
Dt. 10:17.- Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses, y Señor de señores, Dios grande, poderoso, y terrible, que no acepta persona, ni toma cohecho.
Dn. 2:47.- El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente que el Dios vuestro es Dios de dioses, y el Señor de los reyes, y el descubridor de los misterios, pues pudiste revelar este arcano.
Ap. 19:16.- Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: rey de reyes señor de señores.
Autor: Ezequiel  Ataucusi Gamonal

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.