JEHOVÁ DIOS HA DECRETADO LA SEMANA DE LA SANIDAD PARA TODO EL PUEBLO, CANTAD ALABANZAS Y PAGAD LA SANIDAD CON LA OFRENDA.....

7.16.2012

El hombre material y espiritual


EL HOMBRE MATERIAL Y ESPIRITUAL

La Paz del Señor sea con todos vosotros:

Dios hizo al hombre, para que él se mostrara con amor en toda la naturaleza universal. Más este plan de Dios, fue violentado en el corazón del hombre por el adversario (Satanás) y ahora lo utiliza contra su voluntad, para dañar la obra de Dios. ¿Quién es el que viola ese templo?, violar es tomar algo contra la voluntad de su dueño, entonces, el mal se aprovecha de la debilidad del hombre que es la carne, haciéndole pecar, para desobedecer, 1 Tm. 2:14. 1 Co. 3:16,17 y precisamente este mal, Dios destruirá con su juicio para restaurar al hombre como templo santo, Is. 1:18. 66:15,16.

Esto representan nuestro padre Adán y Eva. Adán es el alma viviente, el soplo de vida y Eva es su varona, carne de su carne, hueso de su hueso, Gn. 2:21,23. La mujer es la carne, Gn. 1:27; el varón es el hombre perfecto y perfecto es el espíritu no la carne, Ecle. 7:29. Gn. 2:7; dos en uno, para entender este misterio, tengamos en cuenta el género masculino y el género femenino; hombre celestial, es el espíritu, es el varón y pertenece al género masculino; y, hombre terrenal, es la carne, es la mujer y pertenece al género femenino.

La serpiente engañó primero a Eva, esto quiere decir, primero a la carne y después a Adán, el espíritu (la carne es débil, Mt. 26:41). Eva oyó y fue seducida en desobediencia y entonces, ella dio de comer a Adán, Gn. 3:4 al 7, así se contaminó el hombre interior, oyendo y viendo, Mr. 7:21 al 23. Cuando la carne peca, contamina al alma viviente, al hombre interior, Stg. 1:14,15.

Serpiente, significa: SER, un ser espiritual de maldad; PI, que camina de pie; ENTE, como la gente. Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña á todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con Él (Apocalipsis 12:9).

Como sucede en el mundo, el hombre y la mujer tienen hijos, así el alma y la carne tienen hijos, que nacen de la unión de ambos, estos hijos vendrían a ser las acciones y las obras de ese cuerpo terrenal; parecido con la tierra, sin el agua no produce ninguna clase de árboles, ni hierba verde, porque no tiene vida, está seca, así mismo, la carne sin el Espíritu Santo está muerta, Stg. 2:26; en el mundo terrenal, el espíritu se manifiesta a través de la materia.

Cuando la mujer, la carne o la persona renuncia al dragón (el diablo o Satanás), a la mentira que es el mal y se limpia, ya no es débil, entonces, el mal le somete a tentaciones por medio de otros cuerpos, Mt. 12:43,45; y, luego, Satanás al ser rechazado, toma venganza y le reclama a la mujer que antes era su esclava, que le regrese todos los bienes y las riquezas que recibió, Ap. 12:17; esto es guerra, pleito entre ambos, Ga. 5:17, este conflicto entre el hombre y el dragón, ocurre mientras la persona no arroje o expulse todos sus pecados, a través de la confesión de sus faltas; no tendrá paz, Mt. 5:25. Lc. 14:33.

¿Quién acusa, el pecado que está en la conciencia? ¿Quiénes son los otros sirvientes?, estos son sus hijos, como decir, los frutos de esta unión, la carne con el espíritu, estas obras le acusan, Mt. 10:34 al 36, porque estos miembros, que son el cuerpo físico o la mujer, ya se están limpiando y ahora sirven a Dios y a su justicia, Ro. 6:19,13.

Cuando se retira el soplo de vida o el alma, el cuerpo físico vuelve al polvo de la tierra, 1 P 1:24,25. Gn. 3:19. Así lo mismo, el alma espiritual es lo que antes fue, hoy es y mañana también, Ecle. 3:15.
¿Cuáles son las cosas en ese mundo?, el mundo es el hombre y las cosas, son lo que hay dentro de él, Hch. 17:24. Gn. 1:1,2. 2:7; Dios hizo al hombre semejante a él, perfecto, plano, recto, sin altibajos en su conciencia, pero con el diluvio se alteró, las aguas del diluvio son los espíritus malos, los pensamientos malos que provocan ese desorden que existe en el hombre. Este templo (cuerpo físico) se destruyó por las manos de los espíritus malos, por eso, Dios no puede habitar en el hombre.

Autor: Ezequiel  Ataucusi Gamonal

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.

0 comentarios :