TODA LA HUMANIDAD DEBE CONVERTIRSE A JEHOVÁ DIOS, QUIEN MORA EN SU PROFETA JONÁS....

7.30.2012

El varón de Jehová Dios

NOMBRES SIMBÓLICOS DEL
HIJO AMADO DE DIOS
(Zac. 3:8.)

En primer orden, deben saber que el primer líder de la Iglesia es Jesucristo; Y dijo Jesús: “Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas”. Jn. 10:11.  Por lo tanto: los líderes de la Iglesia tiene saber entender, comprender y fundamentar  sobre el líder de los líderes o  jefe Is. 55:4, y los grandes:

Para entender este misterio, nosotros tenemos que reflexionar primeramente sobre nuestros caminos, ¿Cómo estamos delante de nuestro Dios?, no es simplemente escuchar y saber sobre temas que vamos a estudiar, sino, hay que tratar de comprender y valorar ya que se trata acerca del Hijo de nuestro Dios, en seguida vamos analizar cuidadosamente, de acuerdo a estos fundamentos que ha explicado muchas veces nuestro Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, tenemos que tomar una decisión conscientemente cada uno de nosotros, porque en Ef. 1:5. Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo a sí mismo, según el puro afecto de su voluntad.  Ef. 1:7. En el cual tenemos la redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia.  Ef. 1:10. De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así los que están en los cielos, como las que están en la tierra. Para que suceda estos acontecimientos trascendentales, nuestro Dios por su misericordia tenía que enviar a un varón, que ya estaba predestinado aun desde antes de la fundación de la tierra; en seguida veamos los temas que nuestro Maestro nos ha enseñado, es como sigue:

EL  VARÓN  LLAMADO  DE  DIOS

¿A quién llamó Dios desde el principio? Precisamente Dios ha anunciado desde el principio, desde tiempos antiguos para que nosotros sepamos: “Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quisiere;  *Que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir: helo pensado, y también lo haré.”  Is. 46:10,11.

Entonces que anuncio lo por venir quiere decir: que para estos últimos tiempos habló nuestro Dios y dijo: “Que llamo de tierra muy lejana el varón de mi consejo.” Yo, yo hablé, y le llamé, y le traje; por tanto será prosperado su camino.  Is. 48:15.  Yo hablé y le llamé y le traje, Dios ya tenía preparado que un varón tenía que venir, eso ya se cumplió ahora y este varón de Dios está entre nosotros y ustedes no lo conocen.  Y precisamente, de este mismo varón declararon los Profetas y Apóstoles que viene el varón y San Juan también declara: después de mí, va a venir un varón, entonces ahora hay que seguir eso, del varón de Dios, entonces ahora ¿quién es ése varón? El varón se llama Israel.  Como también dice en Jn. 1:30,31.  Este es del que dije: Tras mí viene un varón, el cual es antes de mí: porque era primero que yo.  *Y yo no le conocía; más para que fuese manifestado a Israel, por eso vine yo bautizando con agua.

Entonces cuando dice tras mí, quiere decir: Detrás de mí viene un Varón y Juan no lo conocía al tal Varón, por eso dice para que fuese manifestado a Israel, entonces Israel es el Varón de Dios, y este varón tenía que venir con el espíritu y virtud de Elías. Como dice en: Lc. 1:17. Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres a los hijos, y los rebeldes a la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido. En el último tiempo tenía que venir ese varón, con el espíritu y virtud de Elías, para preparar un pueblo santo para el Señor, para juntar a las gentes y convertirlos para que sirvan al Señor. Entonces ese varón como ya declara tenía que ser llamado niño Profeta del Altísimo, como dice en: Lc. 1:76. Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; Porque irás ante la faz del Señor, para aparejar sus caminos.  Dando conocimiento de salud a su pueblo, Para remisión de sus pecados.

Entonces a él formó para Profeta y a él constituyó para estos últimos tiempos, para aparejar sus caminos, esto quiere decir, para preparar el camino de Dios  ¿y el camino cuál será?  El camino es los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, las Diez Palabras del Pacto. Y ahora queremos saber ¿quién es ese niño Profeta que va ser llamado?. Y por profeta hizo subir Jehová a Israel de Egipto, y por profeta fue guardado. *Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo.  Os. 12:14.  y  11:1.  Entonces a Israel amó y a él sacó y llamó de Egipto cuando era muchacho.  Entonces desde el momento que fue sacado y llamado de Egipto, fue guardado por Profeta para volverlo a traer en el último tiempo.

En seguida lean en Jer. 50:19. Y volveré a traer a Israel a su morada, y pacerá en el Carmelo y en Basán; y en el monte de Ephraim y de Galaad se hartará su alma. Ya ve, trae otra vez en el último tiempo, a él llama Israel.  Entonces esto mismo en aquel tiempo declaraba Moisés, que Dios levantará un Profeta como él, entonces a este Profeta teníamos que oír, como dice en: Dt. 18:15, 19, 19.  Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios: a él oiréis. *Profeta les suscitaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare.  *Más será, que cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le residenciaré.
      
Entonces el Profeta tiene que ser levantado como a Moisés, además Dios tiene que prepararlo para el último tiempo, por eso dice en Oseas, lo que guardé por Profeta y en Jeremías dice para volverlo a traer.  Ahora vamos a tratar de entender lo que dice en: Lc. 19:12. Dijo pues: Un hombre noble partió a una provincia lejos, para tomar para sí un reino, y volver.  Se dan cuenta lo que dice: volverá no es cierto, entonces ¿quién es ese hombre? Ahora van a conocer a ese hombre, para esto lean en: Ez. 24:24.  Ezequiel pues os será por señal; según todas las cosas que él hizo, haréis: en viniendo esto, entonces sabréis que yo soy el Señor Jehová. (Entonces es necesario ver como Dios llama a Ezequiel) se dan cuenta hermanos, que él tenía que volver, o sea el Ezequiel antiguo tenía que volver a venir, para que suceda esto, el Ezequiel Antiguo tiene que tomar un cuerpo de este tiempo.

Sobre este misterio: el Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, relata un acontecimiento que ha sucedido en su persona y dice: “Y al respecto yo no sabía de las cosas de Dios, o sea estoy hablando del evangelio, pero desde los doce (12) años de edad, yo sabía que Jehová existía, que Dios vive, pero cuando cumplí la edad de 37 años en 1955, recién conocí en esa época la Santa Biblia y desde ese momento empecé a leer y fui transformado cuando ya tenía 38 años y desde allí en adelante Dios me instruía: me decía lee en tal libro, capítulo, versículo y así aprendí las instrucciones que el mismo nuestro Señor Jesucristo me enseñaba hasta un tiempo determinado; desde entonces, algunas veces me preguntaba sí estaba aprendiendo, y una de sus preguntas dice así: Ezequiel entiende esto, tu eres el que has escrito el libro Ezequiel, entonces yo le respondía: Señor no entiendo, dije, en ese momento me endurecí, cuando llegó a mi nombre.  Luego me dice tú fuiste enterrado para fuera, pero yo no entendía todo lo que me decía el señor y todo esto está escrito en la Sagrada Escritura.”

Todo esto está escrito en: Gn. 3:24. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía a todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.  Ese fuego se puede entender viendo la película de que trata sobre Moisés, cuando Moisés sube al monte Horeb, el lugar ardía y le dice Moisés, quita tu sandalia, porque el lugar donde estás santo es, y mas allá había un árbol bien coposo que envolvía el fuego para ambos lados, para guardar el camino del árbol.  Entonces ahora es enterrado para fuera, dice: en seguida ahora vamos a tratar de entender la frase “para fuera”, para esto lean en: Jn. 12:31. Ahora es el juicio de este mundo: ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.  Entonces en Génesis dice el hombre será echado fuera y en San Juan dice el Príncipe será echado fuera.  Ahora queremos saber ¿quién es este Príncipe?  Para saber tenemos que leer en: Ez. 45:16.  Todo el pueblo de la tierra será obligado a esta ofrenda para el príncipe de Israel.  Entonces este Príncipe ha sido enterrado para fuera, quiere decir, destinado para el último tiempo.

Por eso dice tú eres el que has escrito el libro Ezequiel, tú fuiste enterrado “para fuera,” entonces aumenta ya la palabra, para ejemplo de los postreros días; luego me hace una pregunta: ¿cómo vino Jesús al mundo? Y yo le contesté: Entiendo Señor, Jesús vino en espíritu y se introdujo en el vientre de María y se encarnó o formó un cuerpo de carne y hueso, así vino Jesús al mundo.  Y el Señor me contesta, aceptando la respuesta y dice: bien has dicho.  ¿Y todos los que se llaman Jesús en la tierra serán salvadores?  No Señor, entiendo que Jesús descendió en espíritu, él es, el único Salvador en la tierra.  Bien has dicho me dice.  Y luego me hace otra pregunta y dice así: ¿Y todos los que se llaman Ezequiel en la tierra, serán también los que escribieron el libro Ezequiel? Le respondí no Señor;  y cuando llega a mi nombre, y esto no podía aceptarlo yo, como podía acontecer esto en mi persona, sí, yo soy de este siglo. 
      
El que es digno, es el Ezequiel antiguo, él es, el que ha escrito el libro Ezequiel, yo no, así yo le contestaba al Varón que estaba conmigo, porque en ese momento yo estaba duro, yo no entendía nada. Luego me hace otra pregunta: ¿Todos los que se llaman Ezequiel serán siervos de Dios? Y yo le respondí y dije: uno no más Señor.  Pero en ese momento no entendía nada, estaba duro y rebelde; sin embargo, mi boca respondía correctamente.  Entonces el Varón que me hacía las preguntas me dice: ¡Sí es cierto, tu carne es  de este siglo, pero tu espíritu es el antiguo¡  A pesar de todo, yo no entendía todavía este misterio; quién haya  escrito el libro de Ezequiel.
 
Entonces para entender este misterio fui arrebatado en espíritu al Oriente, al pueblo de Ezequiel antiguo, era un pueblo humilde, pequeño como una provincia, tenía un parquecito y nos sentamos con el Varón que me guiaba, un rato en una banca, luego el Varón que iba conmigo me dice, vamos a ver allá hay un callejón donde hay una subida, allí te voy a enseñar un lugar donde ha sido enterrado tres personas; entonces le dije vamos Señor y luego llegamos a ese lugar, a un parque, doblamos una esquina y allí había una casa grande, pero sólo existía pedazos o restos de muros de pared aparentemente de un metro de ancho, nada más y delante de la casa había un patio grande y ahí estaban enterrados tres personas antiguos y comienza a preguntarme de la tercera sepultura y me dice: Este no se levantará porque ha escrito contra Jehová = pecó contra Dios. Este es el segundo se llama Jacob, este se levantará, pero su perseverancia depende de él.  Este es el primero, este es, él va a levantarse, porque fueron enterrados para ejemplo de estos tiempos postreros.  Este es, el que va a levantarse  primero, luego el segundo.

Entonces el varón que estaba conmigo, me dice: ¿qué veis?  Entonces yo le respondí y le dije: Veo una cruz Señor, y este cruz estaba plantado en la cabecera de la primera sepultura y en su brazo estaba escrito el nombre de EZEQUIEL y me dice: ESE ERES TU.  Y ¿quién era ese Varón que iba conmigo? Era el Espíritu Santo.  Con todo esto aún no entendía, hasta que por fin me aclara, de esta manera y me dice: Es cierto, tu carne es de este siglo, pero tú espíritu es el antiguo.  Para aclarar esta parte hay que leer en: Salmos 14:2,3. “Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, Por ver si había algún entendido, Que buscara a Dios.  *Todos declinaron, juntamente se han corrompido; No hay quien haga bien, no hay ni siquiera uno. 

Luego me hace leer varios libros, y nuevamente me lleva a leer a Salmos en donde dice: Que Dios abrió las ventanas de los cielos como una cortina y miró hacia abajo y no había ningún hombre o hijo de hombre que podía mirar las Sagradas Escrituras.  En vista de que no había, entonces Dios se ha propuesto a sortear y la suerte cayó sobre Ezequiel, a él escogió al más fuerte de los antiguos Profetas, entonces como cayó la suerte sobre Ezequiel antiguo y le dice: trágalo este pergamino, entonces él  se lo tragó el pergamino que contenía la ley y le dice es menester que tú vuelvas nuevamente y verás las abominaciones más grandes, y ahora estoy viendo estas abominaciones mas grandes; entonces Ezequiel antiguo murió y su alma vive ahora mediante esta carne que está entre ustedes.  Ahora está en la escritura lo que dice fue transportado, el espíritu de Ezequiel antiguo fue transportado al occidente a los Gentiles.

Y así es, cómo me declaró para poder entender estos misterios; ahora me vuelve hacer una pregunta y me dice: ¿Cómo vino Jesús al mundo? Y yo le respondí de esta manera: Jesús vino en espíritu y se introdujo en el vientre de María y se encarnó de carne humana; así tan igual fue transportado el espíritu de Ezequiel antiguo en el vientre de mi madre Eulalia Gamonal.  Así de esta manera vuelve otra vez el Ezequiel antiguo.  Por eso les digo la verdad, el que ha venido y está entre ustedes es del Oriente, no es del Occidente, mi pueblo es Caldeo, por eso dice vendrá un Caldeo, y lo envía para que hable a la humanidad de este siglo, sobre los acontecimientos desastrosos que se aproxima a la tierra, pero luego le dice: nuevamente te recogeré del Occidente y volverás a tu tierra.  Como dice en: Is. 43:7,5. Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los críe, los formé y los hice. *No temas, porque yo soy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. 

Entonces de esta manera la promesa de Dios ha venido al Perú por la incredulidad de los judíos. Ahora también los Gentiles se están engriéndose, esto no es bueno para ustedes, porque sí a los Judíos no perdonó, menos perdonará a los Gentiles, esto dice bien claro en: Ro. 11:20,21. Bien: por su incredulidad fueron quebradas, mas tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, antes teme. *Que si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco no perdone.  Por la incredulidad y rebeldía de los Judíos que no creyeron a Jesús, la promesa fue entregado a los Gentiles, ahora y sí los Gentiles se comportan con rebeldía e incredulidad, entonces nuevamente la promesa de Dios vuelve a los Judíos para siempre. Por eso dice bien claro en Is. 43:7,5. Nuevamente te recogeré del occidente y volverás a tu tierra o sea al Oriente.  Entonces esto está para cumplirse a partir del año dos mil (2,000) en adelante, ya que no hay cumplimiento por parte de los gentiles peruanos ya convertidos; entonces al que Dios envió nuevamente se lo recogerá del Occidente y volverá a llevarlo a su tierra natal, y así de esta manera la sustancia de la Fe tenía que retornar al Oriente de donde vino y los peruanos se quedarán vacíos sin ninguna esperanza, solo esperando la destrucción por la rebeldía.  Hasta aquí, es la narración de nuestro Maestro Ezequiel  Ataucusi Gamonal, sobre el tema: El llamado de Dios.

Ahora en esta parte nosotros tenemos que reflexionar mis queridos Hermanos y Hermanas; pero nuestro Dios tuvo misericordia de los peruanos, Él sabía, que el cuerpo de nuestro Señor y Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal ya no daba más, por la mucha carga del pueblo que son los continuos conflictos y rebeldías para no obedecer, al tal Profeta; por esta  razón fundamental  nuestro Dios había preparado otro lugar, esto ya, en otro cuerpo para su morada de su Hijo, el Espíritu Santo.  Al ver la situación de su salud muy grave, nuestro Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal dijo: En vista, de que yo sigo mal y no puedo recuperarme el estado de mi salud;  he visto que es necesario nombrar  mi sucesor, para que esté delante del pueblo, y esta suerte recayó sobre su hijo Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, ni aún él sabía sobre su destino y todo está escrito.  Y antes que nuestro Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, se internara en la Clínica, mandó llamar a su Hijo Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, para trasmitir el cargo y mando, diciéndole: “LO QUE ESTÁ EN MÍ, SEA EN TI”.

Así, de esta manera la obra de nuestro Dios continua en medio de los Gentiles peruanos y nada ha cambiado, lo único que hay un cambio, es que ahora vemos un cuerpo más joven; “que siempre decía o anunciaba nuestro Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal muchas veces en sus prédicas, que pronto sería más joven.”   Y nosotros no hemos entendido sus palabras que  él estaba anunciando sobre un nuevo acontecimiento, ahora es importante para nosotros, que todavía hay esperanza, continuar con la obra de nuestro Dios, que es la prédicas del evangelio hasta donde sea posible; porque el que estaba en el cuerpo de nuestro Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, ahora está en el cuerpo de su hijo Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, el mismo espíritu es, al que Dios ha llamado del Oriente.  El siguiente tema contiene un mensaje muy importante y dice así:

HE AQUÍ: “EL NOMBRE DE JEHOVÁ  VIENE DE LEJOS”

He aquí que el nombre de Jehová viene de lejos: su rostro encendido, y grave de sufrir; sus labios llenos de ira, y su lengua como fuego que consume;  *Y su aliento, cual torrente que inunda: llegará hasta el cuello, para zarandear las gentes con criba de destrucción; y el freno estará en las quijadas de los pueblos, haciéndoles errar.  Is. 30:27,28.

Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y le fue dado quemar a los hombres con fuego.  *Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.  Ap. 16:8,9.

Ahora tenemos que tratar de entender todos estos fundamentos, en primer orden vamos a tratar de entender lo que dice en: Is. 30:27. He aquí que el nombre de Jehová viene de lejos: su rostro encendido, y grave de sufrir; sus labios llenos de ira, y su lengua como fuego que consume.  Ahora es cierto que viene de lejos pero ¿de dónde viene?  En seguida la respuesta está en: Is. 46:11. Que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir: helo pensado, y también lo haré.

Entonces este varón viene de tierra muy lejana, para conocer este tierra lejana lean en: Is. 41:25.  Del norte desperté uno, y vendrá; del nacimiento del sol llamará en mi nombre: y hollará príncipes como lodo, y como pisa el barro el alfarero.  A continuación también lean en Is. 45:13. Yo lo desperté en justicia, y enderezaré todos sus caminos; él edificará mi ciudad, y soltará mis cautivos, no por precio ni por dones, dice Jehová de los ejércitos.

Ahora hay que tratar de entender este frase que dice: “yo desperté en justicia” en seguida la pregunta dice: ¿a quién despertó en justicia? La respuesta está en: Is. 41:2. ¿Quién despertó del oriente al justo, lo llamó para que le siguiese, entregó delante de él naciones, e hízolo enseñorear de reyes; entrególos a su espada como polvo, y a su arco como hojarascas arrebatadas?  Entonces el nombre de Dios viene de lejos del Oriente, de tierra muy lejana, es el Varón al cual nuestro Dios ha llamado. Por eso es, lo que dice: “que el nombre de Dios viene de lejos.”

En seguida vamos a tratar de entender el frase que dice: “Su rostro encendido y grave de sufrir,” tomen atención, esto quiere decir: Para hacer sufrir a las gentes por sus rebeldías que no quieren obedecer los mandamientos de Dios;  ahora la siguiente frase que dice: “Sus labios llenos de ira y su lengua como fuego que consume.”  Esto quiere decir: Entonces en sus labios está, la ira de Dios y su lengua será como fuego que consumirá a la humanidad que no quiere someterse a la ordenanza de Dios, por esta razón, en sus labios hay potestad de poder de Dios: Cuándo dijere, que venga fuego del cielo, el fuego vendrá y se quemarán las gentes por sus rebeldías.

Para entender esto vamos a ver el ejemplo del tiempo del Profeta Elías, en 2 Reyes 1:8, 9, 10. Y ellos le respondieron: Un varón velloso, y ceñía sus lomos con un cinto de cuero. Entonces él dijo: Elías Thisbita es. *Y envió luego a él un capitán de cincuenta con sus cincuenta, el cual subió a él; y he aquí que él estaba sentado en la cumbre del monte. Y él le dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho que desciendas.  *Y Elías respondió, y dijo al capitán de cincuenta: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, que lo consumió a él y a sus cincuenta. En la misma forma como sucedió antes, eso mismo va a pasar, como también dice en: Ap. 16:8,9.  Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y le fue dado quemar a los hombres con fuego. *Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria. 

Esto es todo lo que tienen que entender, por eso dice: “Su lengua como fuego que consume.”   Entonces este varón tendrá poder en su lengua va a hablar cosas grandes con potestad, y dirá: Plagas venid, y las plagas vendrán de toda clase, porque el Nombre de Dios tiene potestad sobre estas plagas, la plaga que llamare, esa plaga se presentará ante él, luego entonces las plagas destruirán a las gentes; en esta forma va a zarandear a todas las gentes con castigo, ya no perdonará a nadie, por eso dice bien claro en: Ex. 23:21. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión: porque mi nombre está en él. ¿Y cuál es el nombre de Dios?  La respuesta está en Éxodo 3:15. Y dijo más Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre, este es mi memorial por todos los siglos. Así lo mismo en: Isaías 54:5  Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre: y tu redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.
 
Ahora ya no habrá perdón para nadie, cuando llegue el tiempo, solamente esperarán el tiempo para ejecutarlo, porque cuando hay rebelión ya no perdonará a nadie, eso es lo quiere decir. Ahora en seguida lean en: Ap. 11:5. Y si alguno les quisiere dañar, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos: y si alguno les quisiere hacer daño, es necesario que él sea así muerto. *Estos tienen potestad de cerrar el cielo, que no llueva en los días de su profecía, y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga cuantas veces quisieren.   Así lo mismo dice en: Ap. 16:9. Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.   

Entonces por esta causa las gentes blasfemaron el Nombre de Dios, ahora los que blasfemaron el Nombre de Dios al respecto, ¿Qué dirá las Sagradas Escrituras? Para saber la respuesta lean en: Lv. 24:16. Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará: así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera. Ahora todos los que blasfeman el Nombre de Dios serán destruidos sin ninguna misericordia. ¿Por qué? porque en aquel Varón, es donde está el Nombre de Dios, por eso él tiene toda la potestad de Dios, sobre todas las plagas, para que destruya a toda la humanidad por su rebeldía; sólo dirá: Venid todas las plagas, y las plagas se presentarán delante del Varón de Dios; por eso ahora vuelvan a leer en: Ap. 11:6. Estos tienen potestad de cerrar el cielo, que no llueva en los días de su profecía, y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga cuantas veces quisieren.  ¡No ve¡

¿Creen que el Nombre de Dios está en vano aquí en la tierra? ¡No!, en las manos del Nombre de Dios, está el mundo o sea la humanidad entera, para hacer desaparecer, por la rebeldía de no someterse a sus mandamientos que encargó a su siervo Moisés en Horeb; la declaración de este gran juicio de Dios ya estamos escuchando, pero, ya va llegar ese día, ahora todavía no se ve, porque  la obra de Predicar el Evangelio, que son  los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, o sea la “Doctrina Teológica de Cristo” está tardando mucho, por esta causa no se puede declarar el Gran Juicio de Dios en los cuatro cantones de la tierra, porque nuestro Dios no es injusto para castigar sin haber notificado a la humanidad con la predicación del evangelio, pero ya va llegar; y cuando ya comienza la obra de predicación del evangelio, entonces ya conoceremos ¿quién es? el Nombre de Jehová, tengan presente esto Hermanos y Hermanas Israelitas, no en vano está el Varón de Dios aquí en la tierra, sino, es para solucionar el problema de la humanidad de los cuatro cantones de la tierra, al respecto de la corrupción y abominación hasta el día, que sea solucionado. Por eso dice en Éxodo 23:21. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión: porque mi nombre está en él. ¿Cuál es el nombre de Dios? El nombre de Dios es Jehová eternamente por generación en generación, como dice en Éxodo 3:15. Y dijo más Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre, este es mi memorial por todos los siglos. Salmos 135:13. Oh Jehová, eterno es tu nombre; Tu memoria, oh Jehová para generación y generación. Luego ¿Jehová será conocido en?: Salmos 76:1. Jehová Dios es conocido en Judá: En Israel es grande su nombre.

Precisamente todas estas cosas tenía que acontecer en éstos últimos tiempos, pero nosotros no nos preocupamos de estudiar las Sagradas Escrituras; pero si estudiamos estaremos dotados de toda sabiduría.  Escuchen hermanos, lo que voy a decir: Jehová nuestro Dios, mantenía un secreto desde antes de la fundación y del principio de las cosas, una obra secreta del cual con el correr del tiempo, muchos profetas  y videntes predicaron la existencia de un Mesías.  El Mesías en mención es el Pastor nombrado por Dios Eterno.

Autor: Ezequiel  Ataucusi Gamonal

JEHOVÁ DIOS EN AMÉRICA DEL SUR
EZEQUIEL JONÁS SU TEMPLO

La Paz y la Gracia de nuestro Señor Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, more en cada uno de vosotros hermanos y hermanas Israelitas.